ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Presentación del libro "Los e-mails del desamor" de Roberto Mira. Prólogo de Fernando Ortisso

Ortisso, unas amigas y Roberto Mira

                                   Joaquín, Roberto Mira, Juan Luis, y Ortisso. De izqueird a derecha)
Portada del libro

LOS E-MAILS DEL DESAMOR                          AUTOR :  ROBERTO MIRA
                     P   R   O   L    O    G    O
                  _______________________

   "El amor perjudica seriamente la salud": Este es el mensaje global que nos lanza la
última entrega teatral de nuestro ya consagrado dramaturgo Roberto Mira, estrenada
 por su MIRA-NOS TEATRO, casi simultáneamente en los respectivos Auditorios de las
 Aulas de Cultura de Muchamiel y San Juan de Alicante, a los que tuve el privilegio
de asistir.

  El autor,"secundum tábulas" o segùn su singular idiosincrasia, abre de nuevo su
insondable "Caja de Pandora", para sorprendernos, o mejor, para sacudirnos, con un
auténtico misil teatral de largo alcance, tanto en su forma escénica, como en su fondo.
Nos presenta, en efecto, un formato originalísimo, cuya estructura se soporta
simplemente por la lectura de sucesivos e-mails, que, en secuencia temporal, inter-
cambian durante tres meses, dos y únicos personajes, como producto material de su
turbulenta relación sentimental. Un joven, el amado; y un hombre maduro, el amante,
asistidos de una narradora. Pese a disponer de esta parca hermenéutica y a la pre-
sumible escasa adaptabilidad dramática, frialdad, distanciamiento que entrañan los
soliloquios epistolares, siempre vulnerables a la monotonía, la obra consigue transfor-
marlos, en virtud de sus densos contenidos racionales y emocionales, hasta el punto
de reconvertirlos en auténticos guiones propios de los màs enfatizados papeles
teatrales. A esta espléndida  transmutación, contribuye no en poco grado, el íntimo
compromiso, por no decir completa  implicación, de los dos actores, en los textos
y en los roles, manteniendo ambos, en todo momento y con solvencia, la dificil y
ascendente alta tensión dramática exigida. Roberto, nos regala de nuevo una inter-
pretaciòn ejemplar; una lecciòn de expresividad, convicciòn,gestualidad y fuerza
declamativa,que confieren una gran credibilidad y coherencia a su personaje, alcan-
zàndo algunos climax estelares que hubiera rubricado el mismìsimo Stanislowsky.
Por su parte, el amado, Noè Vicente, aporta en notable simbiosis, el requerido contra-
punto de flema interpretativa. Y, la lacónica narradora, Carla Garcia Romeu, remarca
muy acertadamente el calendario de los tiempos y la cronologìa de los aconteci-
mientos. Coadyuvando igualmente, la minimalidad lumínica, mobiliaria y de vestuario,
el resultado escènico general es rotundo,homogèneo con las situaciones,consiguiendo
mantener al espectador, de principio a fìn, en permanente estado de desconcierto, de
sorpresa, durante las más de dos horas de duración, sin intermedios.

  Dentro de la ingente y prolífica literatura y dramaturgia que desde milenios ha gene-
rado el detonante, enigmático, y generalmente infausto sentimiento del amor, si bien
que más escasa en su òptica no heterosexual; la pieza de Roberto Mira, se desmarca
con originalidad del tramado al uso, convencionalmente teòrico o preferentemente
cientìfico mantenido por los tratadistas. Porque lo aborda con dos instrumentos con-
tundentes: la perspectiva de los "hechos", probablemente basados en una historia real
-Vargas Llosa  nos asegura "que es imposible escribir bien de algo que se descono-
ce" -que explica el rico bagaje de matices que nos ofrece. Y, su transcripciòn "natural".
en bruto,su puesta en escena como un diamante sin pulir, sin retoques,sin melindres, sin 
guiòn preconcebido.En crudo, para que, como en la buena gastronomía
 oriental,se cueza,se termine sobre el mantel; en las tablas, en el escenario y finalmente
 se deguste "al dente" en el patio de butacas. Con ellos, el autor se emancipa
de los corsès,de los prejuicios,de los estereotipos, de las omisiones,de los condiciona-
dos;de las limitaciones,en suma,a que los tratamientos literarios parciales o fragmen-
tarios del  insondable concepto "amor", de "roles" y guiones prestablecidos,se ven fre-
cuentemente sometidos.Merma de la que no se liberan ni las màs egregias obras
clàsicas griegas,medievales, renacentistas, shakesperianas, Cándido o nuestras, cervan-
 tina,El Amante Liberal, o El Burlador de Sevilla o El mayor martirio,amor;y el
mayor monstruo,los celos...por muestrario.

  El resultado de la aplicaciòn de estas dos poderosas erinas,impregna a Los E-Mails
del DESAMOR de una inusitada frescura,intimista,agresiva,vìvida,intimidatoria a
veces,descarnando el concepto de forma integral,volcado en catarata a punta de
sucesos inesperados,de "happennings",que no soslayan ninguno de los factores
implicados. Dos eficaces bisturies con los que la profesionalidad de Roberto,en
ataque frontal,practica una completa disección, una lobotomìa del "amor como problema", 
una autopsia en público, a lo La Lección de Anatomia de Rembrandt.
  Este flamìgero y multidisciplinar anàlisis, deslizàndose siempre por el filo de la
controvertida frontera del binomio "amor-desamor",lo facilita no en menor medida,
la propia naturaleza de la historia, que se aleja de los tòpicos "clichès" de los snobs
"gays" u homosexual.Imbricàndose mas bien en las figuras del clàsico efebo griego,
o del efecto atractivo pupilo-maestro,nos presenta-y ahì reside uno de los notables
aciertos del texto-la tarjeta de una relaciòn simplemente no heterosexual.
  Por otra parte,la mera narraciòn temporal del intercambio de,màs que diàlogos, soliloquios
siempre de ardua factura literaria,y baste rememorar el cervantino De los
dos perros o el genial de Nueve horas con Mario,de M.Delibes;nos describe ,desde
su gènesis hasta su tràgico desenlace, en claves determinista,fatalista,del sino,de la
causalidad necesaria,del mandala... ,un entramado creible, preñado de autenticidad. 
Lo que favorecido, reitero, por su transparencia e inmediatez,no es obstàculo, en rara
 simbiosis,para mantener emergentes ingredientes de ternura,inocencia y romanticis-
mo.

  Bajo patrones flaubertianos y freudianos, el discurso fluye consciente y permanente-
mente incorporando nuevos elementos de indagaciòn y reflexiòn en torno a la gesta-
ción,,vida y muerte de esa clase de amor,que se somete tambièn,como cualquier otro
"sistema cerrado", a las ùltimas consecuencias de la inexorable Ley de la Termodi-
námica, que pronostica su degradación progresiva hasta alcanzar el suficiente grado
de entropía, de destrucción, de deceso.

  Elementos que, en estilo que me recuerda al de F. Durremätt,inscursionan impú-
dicamente ,desenmascarando los màs inconfesables arcanos y ocultos reductos del
 "sancta santorum" de la afectividad amorosa y revelando esa "tercera personalidad",
que se atrinchera y se confina en el subconsciente, desconocida por nosotros mismos,
acuñada por C.Jung y soberbiamente novelada por J.M. de Prada en su La vida invisible
Elementos que desnudan la psicologia de los personajes, cuyos
pasionales comportamientos ejemplarizarían fielmente la teoría de la inteligencia
emocional de Goleman.Porque la obra campa sin verjas,retoza por el mundo de las
pasiones,de los sentimientos, de las emociones,en carne viva, frecuentemente incon-
troladas,vertebrada en un modelo pirandelliano, al que el autor se adscribe desde
practicamente sus primeras ediciones.

  En un lenguaje procaz,que no frìvolo,terminològicamente preciso y directo,y;por
tanto,necesariamente en momentos,rayano en lo obsceno,el pasaje nos conduce a
dilucidar todas las pulsiones,primarias o complejas,que atizan,consumen y apagan
 implacables el contingente incendio del amor :la admiraciòn, la empatia,el instinto
de posesiòn,la fusiòn carnal y personal,el binomio atracciòn-repulsiòn fisicas,los
celos ,el odio,el desprecio,la indiferencia,la ingratitud,la infidelidad,la pertenencia,
la prescindibilidad,la servidumbre,el arraigo,la esclavitud,la adicción,el componente
sado-masoquista y el de placer-dolor;el miedo,el rencor,la frustración:el doble con-
flicto atracciòn-evitaciòn;la tormenta y el secuestro emocionales, el victimismo, la soledad, 
el olvido,el perdòn....Un exhaustivo vademecum que flagela a los personajes
en el vèrtigo de su particular montaña rusa, en un temerario recorrido que va desde
 la grandeza a la abyección,desde sus logros,a sus miserias;de sus triunfos a sus fracasos,
de su felicidad a su depresión...Un muestrario de las contradictorias actitudes
que comporta la condición humana.

  Por otra parte, Los E-Mails del Desamor, sin contener explicitamente posicio-
namientos doctrinales o moralistas,no oculta postulaciones filosòficas hedonistas
y libertarias ,mediante el abordaje de los factores "medioambientales" confluyentes,
la ascètica,la mediàtica,el misticismo, los entornos socio-culturales,educativos, fami-
liares,la tradiciòn,al igual que asume toda una genètica judeo-cristiana de tipo puni-
tivo: sobre el pecado, la contriciòn, el arrepentimiento, el perdòn,...Un cruel inventario
de patologias ,descritas en tèrminos de tormento,de tortura,de sufrimiento de contin-
gencia y de imperdurabilidad.Porque a la postre " el amor,como el dolor:si no dura,
no es tal dolor;y,si no duele,no es amor..." .
  Un enfoque determinista,rozando  a veces el fatalismo,que,por la mera descripciòn
de la fenomenolgía del amor ,nos conduce necesariamente a sus ùltimas y funestas
consecuencias psicosomáticas:por la leucemia amorosa hasta la debacle emocional,a
una suerte de psicosis afectiva,...a la tragedia final.
  Este planteamiento intencional y multipropòsito està coherentemente soportado por
la naturalidad y espontaneidad de los textos mediàticos,sin retocar,informales,colo-
quiales,actuales,agresivos,pero nunca marcados por el esnobismo o la posmoderni-
dad.Aunque incrustados en ocasiones,de frivolidades ,en la frontera de la obscenidad,
sin embargo se compadedecen con el climax esperado de la relación.Por contra,esa
omisiòn de filtro restrictivo o censura narrativa da lugar a un "guiòn",que se hace
en algún momento un tanto iterativo y recalcitrante ,pero que ,discretamente aplica-
dos,mantendrían uniformemente su alta agilidad .
  Otro tanto ocurre con las innumerables connotaciones,alusiones metafóricas,ironias
y otras mordacidades incluidas en los diálogos.Sin embargo,algunas disgresiones muy
 acertadamente incorporadas,rompen oportunamente el riesgo de ciertos espacios
de divagaciòn o reiteraciòn; como es el caso del carcàn repetitivo del epìlogo  de :
"....revolcándome en el lodo..." o el de la geni0al cuña del bolero "Piensa en mí",como
única banda musical,en la versión de Luz Casal,aunque yo me hubiera atrevido 
condicionar la màs genuina de Mª Dolores Pradera ; o, mejor,la dergarrada de Chavela
Vargas.
  
     Los E-Mails del Desamor, conforma una exégesis viviente sobre "el amor, a pesar
del desamor";una verdadera "arma de destrucciòn masiva",que,,imprecativa,desinhi-
bida,impúdica y escandalosa para algunos,permite derribar todos los maniqueismos,
tópicos,prejuicios e hipocresias sobre tan denostado sentimiento.Una verdadera
catársis para el espectador y,no sè si tanto màs para el lector,pero sobre todo,un alegato
 a la libertad de expresión y de comportamiento emocional ,en una aportación dramática 
y literaria de indiscutible altura.
   
      Alicante, agosto de 2013

      Fernando Ortisso
      Ensayista.