ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

lunes, 8 de junio de 2009

Presentación de "LORCA, BIOGRAFÍA LÍRICA DE UN MÁRTIR"

En la tarde el lunes 8 de junio se presentó en Ámbito Cultural de El Corte Inglés, el libro de Consuelo Franco "Lorca. Biografía lírica de un mártir". Consuelo fue presentada por Consuelo Giner Tormo, presidenta de EDA y Ramón Fernández "Palmeral" (escrito y pintor). Llenazo de público. Con recital de poemas y acompañamiento de castañuelas por Piedad Abad.

COMO NACE EL LIBRO DE CONSUELO FRANCO

Tengo el honor de ser el autor del prólogo de este libro, pero no os lo voy a leer porque ya está impreso, y si a alguien le puede interesar que compre el libro o que lo olvide para siempre.
Yo os voy a contar cómo nace el libro de Consuelo Franco que tiene un título muy acertado LORCA. BIOGRAFIA LÍRICA DE UNA MÁRTIR, y además os voy a introducir en el periplo vital de Lorca, sus últimos días para demostraros que es uno de los primeros mártires de la guerra civil española.
En octubre de 2006 la revista PERITO nº 9, que yo dirigía, porque la revista desapareció con la crisis por falta apoyos y medios. La cuestión es que le pedimos a Consuelo un poema, y ella nos envió “Canto versado al poeta Federico García Lorca”, gustó mucho. Luego ella se animó y en unos meses escribió una veintena de poemas, poemas de inspiración, luego fue completando el libro con más poemas. Viendo que su trabajo merecía la pena, que era un trabajo original, puesto que nadie hasta entonces había poemado una biografía versada de Lorca, se va a Madrid y se entrevista con la sobrina Lorca y depositaria de los derechos de autor, y consigue autorización para publicar fotografías, asunto harto difícil sobre todo cuando no hay por medio pecunia, pero se ve que cuando la sobrina leyó los poemas le impresionaron, porque son poemas de inspiración y sentimientos, poemas transparentes.
Como Consuelo es una excelente relaciones públicas envió un borrar al alcalde de Fuente Vaqueros, pueblo de nacimiento de Lorca, y consiguió en principio una subvención, que se transformaría luego en compra de cientos de libros. Seguidamente con lo que había ganado con su último libro: “Biografía lírica de una libertad cautiva” (Miguel Hernández), se pone en manos de ECU, la mejor editorial alicantina, que dirige José Antonio López. He hecho, este fin de semana ha viajado a Fuente Vaqueros invitada por el alcalde en el acto de homenaje del 111 º aniversario de nacimiento de Federico, que nació el 5 de junio de 1898, y presentación de su libro Centro de Estudios García Lorca, todo una hazaña. Luego hablaremos de este viaje en una pequeña entrevista que le voy a hacer.


EL MARTIRIO DE LORCA
Para comprender con más emotividad esta biografía versada, es necesario hablar del periplo vital de Lorca, de su martirio. De esta forma comprenderemos con mayor emoción el libro de Consuelo.
Voy a responder a la pregunta: ¿Por qué Lorca es un mártir?
Brevemente os lo expongo.
En el mes de julio del 36 Lorca se encuentra en Madrid. Federico ya era muy famoso ganó mucho dinero con la venta de sus obras teatrales, autor de poemario como “Romancero gitano”, obras de teatro, representadas en Buenos Aires, en Madrid, en Barcelona, amigo de la actriz Margarita de Xírgu, y otras más como Lola Membrivre, Josefina Díaz Artega, La Argentinita...
El 12 de julio hace una lectura de “La casa de Bernarda Alba” (finalizado el 19 de juni), en casa del doctor Eusebio Oliver Pascual médico de su padre, asisten amigos poetas del 27 como Jorge Guillé, Dámaso Alonso, Pedro Salinas, Guillermo de Torre y Miguel Hernández (G-36).
El 13 de julio como en casa de su amigo “íntimo” Rafael Martínez Nadal, por la tarde le acompaña a la estación del Mediodía, y viaja en coche cama a Granada, en la mañana del 14 está en Granada, el día 18 de julio se iba a celebrar la onomástica de los dos federicos (padre e hijo). En la Huerta de san Vicente.
El 18 de julio se produce la sublevación militar de Franco y General Mola, Sevilla y Granada se suman a los rebeldes. La tarde 20 de julio se consuma la sublevación arrestan al gobernador militar que era Manuel Campins y el gobernador civil César Torres, y al alcalde de Granada Manuel Fernández-Montesinos, (8 días en el cargo), cuñado, casado con Concha García Lorca, hermana de Federico, que tenía tres hijos pequeños.
Gobernador civil será el comandante José Valdés Guzmán, odia a los rojos”, el gobernador militar coronel Antonio González Espinosa, más moderado. Con estos elementos y bajo mandato del general Queipo de llano en Sevilla, empieza una época de terror, detenciones y fusilamientos en las tapias del cementerio. Como se incrementan los bombardeos republicanos contra los rebeldes granadinos, éstos empiezan a hacer “sacas” de la cárcel o al azar de la calle para fusilarlos, como represalia a los bombardeos, fusilaban a unos treinta por cada bombardeo.
El 6 de agosto un escuadrón falangista al mando del capitán Manuel Rojas, hacen un registro en la Huerta de San Vicente, buscado una radio clandestina. Que no encuentra. Un amigo le recomienda a Federico que se pase a la zona republicana al pueblo de Santa Fez, se niega, puede poner en peligro la vida de su padre, ya demás su cuñado está encarcelado. No puede huir.
El 9 de agosto llegan a la Huerta de San Vicente un doce de hombre, uno matones de Asquerosa (actual Villarrubio) y Pinos Puente, y los hermanos Miguel y Horario Roldán Quesada, que eran primos hermanos de Lorca (su tía paterna Isabel casada con José Roldán), buscaban al casero de la finca Gabriel Perea, acusado de un asesinato. Los Roldán tenían rencilla personales con la familia del padre. Le pegan y empujan por la escalera a Federico y le llaman “maricón”. Detienen a Gabriel Perea y le dice a Federico que desde eso momento se considera bajo arresto domiciliario. Sufre un miedo vital, sabe que estos tipos no van de farol, van a por él, dónde buscar refugio, la casa de Falla era un compromiso, nada mejor que encasa de la familia del también poeta Luis Rosales, en calle Angulo 1, falangistas (4 hermanos Luis, José, Antonio y Gabriel), donde vivía sus padres, Esperanza Camacho y Miguel Rosales, y la tía Luisa y la sirvienta Basilisa. Lo trasladas el 11 de agosto.
El 15 de agosto una escuadra de las llamadas “negras”, nombre lo dice todo, acude otra vez a la Huerta de San Vicente con una orden de detención contra Federico, pero ya no estaba, les amenazan con llevarse al padre si no le dicen donde se oculta Federico, y es cuando ya Concha, no puede más, porque tiene a su marido en la cárcel y tres hijos pequeños (Tica, Manolo y Concha). Y les dice que Federico está refugiado en casa de los amigos Rosales.
El 16 de agosto, fusilan al cuñado Manuel Fernández-Montesinos, en el cementerio. Por la tarde detienen a Lorca en casa de los Rosales, al frente de un escuadrón de policía y guardia civil está el ex-diputado de la CEDA Ramón Ruiz Alonso, “el obrero amaestrado”, también está Juan Luis Trescantos, rico terrateniente, propietario del coche donde se llevan a Lorca.
Le llevan al Gobierno Civil para interrogarle, seguramente le tortura para que firma una declaración. Los tres hermanos Rosales, falangistas, acuden al rescate de Lorca, se la están jugando por ocultar a un “rojo”. Valdés les dice que no le puede soltar, hasta que no se investigue la denuncia que hay contra Lorca, por escritor subversivo, tener un radio clandestina para contactar con los rusos, homosexualidad, y secretario de Fernando de los Ríos, ex ministro republicano, al que odiaban en Granada.
Luis Rosales consigue un escrito de puesta en libertad firmado por el gobernador militar Antonio González, pero como no quiere entregar a Lorca le dice que ya no está en el gobierno civil, cuando era mentira. No obedece la orden de un superior porque quiere llenarse de gloria y de esa forma aterrizar a la población. Llama a Queipo de Llano a Sevilla, este le dice que le den “café, mucho café”.
La noche del 18 al 19 de agosto se lo llevan en coche a Víznar, guarnición franquista al mando del capitán José María Nestares, guarnición que ocupaban el palacio que fue del arzobispo Moscoso. De allí a “Las Colonias”, donde actualmente le levanta parque dedicado Garcia Lorca y las víctimas de la represión franquista granadina (unos dos2.000 muertos). Allí le dicen que le van llevar a trabajar en reparación de carreteras, sin embargo, el joven José Jover, encargado de custodiarlo y muy católico, les dice la verdad que le van a fusilar por si quieren confesarse con el cura de Víznar, accede a confesarse , pero como el cura se ha ido: Jover le proponer rezar juntos “Yo pecador”, A Lorca se la ha olvidado este oración y le comentó a Jover, “mi madre me la enseñó, ahora la tengo olvidada”.
Esposado junto al maestro de Puliana, Dióscoro Galindo, y más los banderillero Joaquín Arcollas, y Francisco Galadí, los llevaron cerca de la fuente Ainadamar (nombre árabe) o de la lágrimas o Fuente Grande, encima de Alfacar, y los fusilaron bajo un olivo. Uno de los miserables asesinos que quedó con el paquete de tabaco rubio Lucky que llevaba en un bolsillo de la chaqueta. Parece ser, y solo es una especulación, lo he oído en un documental, que unos días después la fosa fue abierta y se llevaron el cuerpo de Federico.
Los asesinos materiales fueron Ramón Ruiz Alonso, Juan Luis Trescantos y los hermanos Roldán Quesada, fusilaron a los cuadro con la luces del coche. Después de los primeros disparo, Lorca gritó, “¡todavía estoy vivo!”, y le dieron dos tiros de gracia, uno de los asesinos alardeó, “le di dos tiros en el culo por maricón”. Lorca quedó como autor maldito durante el franquismo, no se podía hablar de él. No será hasta 1949, cuando el hispanista Gerald Brenan empieza a investigar la muerta de Lorca, en su libro “La faz de España”, publicado primero en inglés. Si algún vecino de Víznar hablada alguien le desterraban del pueblo. Lo de los fusilamiento era un tema tabú. Si no es por Brenan y otros escritores extranjeros como Ian Gibson no sabríamos nada de Lorca. Franco en una entrevista concedida para un diario de México en 1937, dijo que lo de Lorca había sido “una accidente de guerra”. Luego cuando conmutó a Miguel Hernández, la pena de muerte por la de treinta años y un día, comentó “no quiero otro Lorca”.

Bueno, Consuelo, has estado en Fuente Vaqueros, ¿cuéntanos, cómo te ha ido”…


Ramón Fernández Palmeral.
Día 8 de junio, en El Corte Inglés (Alicante).