ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 25 de junio de 2014

Castro procesa a la Infanta Cristina por presunto delito fiscal y blanqueo

El juez ha puesto fin a la instrucción del caso Nóos con un auto que propone que la hermana del Rey sea juzgada por los "sobrados indicios", aunque la resolución se puede recurrir -Del documento se desprende que Iñaki Urdangarin cometió 25 delitos, cinco de prevaricación, cinco de malversación, cinco de fraude y cinco de tráfico de influencias

25.06.2014 | 12:14 El juez del caso Nóos, José Castro, mantiene la imputación de la Infanta Cristina por dos supuestos delitos fiscales y blanqueo, y considera que debería ser juzgada junto con su esposo, Iñaki Urdangarin, y el resto de imputados en la supuesta trama de corrupción.
Esta decisión figura en el auto de pase a procedimiento abreviado dictado este miércoles por el juez Castro, de 167 páginas, con el que pone fin a la instrucción del caso Nóos y donde dispone que el Ministerio Fiscal y las acusaciones particulares y populares personadas soliciten la apertura del juicio oral formulando escrito de acusación o el sobreseimiento de la causa en un plazo de 20 días o, excepcionalmente, la práctica de diligencias complementarias.
Contra el auto de cabe recurso de reforma, para el que el juez ha dado a las partes cinco días. También pueden recurrir en apelación ante la Audiencia de Palma.
Castro considera a la hermana del Rey cooperadora necesaria de los dos delitos fiscales que habría cometido su marido, al sostener que su papel fue imprescindible para que Urdangarin pudiera defraudar hasta un total de 337.138 euros en las cuotas del IRPF correspondientes a los años 2007 y 2008. Y lo hizo a través de la sociedad de la que ambos son propietarios, Aizoon, al facturar a través de la misma -como rendimientos de actividades económicas- las retribuciones que cobró de entidades privadas por su condición de consejero asesor.
Todo ello, según la Fiscalía y la Agencia Tributaria, con el objetivo de tributar menos en su declaración de la renta. El propio Castro considera Aizoon como una sociedad pantalla de la que se valió el esposo de Urdangarin para cobrar las asesorías como si de rendimientos profesionales se tratara y no de servicios personales. Es más, Aizoon era una de las empresas ficticias que integraban el entramado societario dirigido a desviar los fondos obtenidos por parte del Instituto Nóos de las Administraciones públicas.