ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 4 de junio de 2014

A Rubalcaba se le sublevan las bases


El Manantial /tomado del diario "La República de las ideas"

A Rubalcaba se le sublevan las bases

Pablo Sebastián
Rubalcaba no se va por nada del mundo. El aún secretario general del PSOE, que acaba de perder las elecciones europeas de manera estrepitosa -tras haber perdido las generales, vascas, andaluzas y catalanas-, sigue al mando disfrazado de ‘estadista’ y no deja de manipular el partido para controlar el congreso extraordinario que debería organizar una ‘comisión gestora’, como ocurrió cuando Joaquín Almunia dimitió tras su derrota electoral. Pero el eterno dirigente socialista sigue maniobrando en la oscuridad y después de cargarse las ‘primarias’ ya previstas, y de anunciar que dejará votar a los militantes del PSOE para elegir el nuevo líder, ahora ha rectificado y ha abierto el techo de los avales para que su candidata, Susana Díaz, acapare la inmensa mayoría con apoyo del aparato del partido, dejando unos restos para que no puedan competir más de uno o dos candidatos.
Y vamos a ver qué dice sobre semejante abuso Eduardo Madina, que va de demócrata, sobre este golpe de mano de Rubalcaba y sobre la otra cuestión que está inundando el debate precongresual de los socialistas: el referéndum sobre Monarquía y República. El que han rechazado públicamente Rubalcaba, González y Zapatero en defensa del consenso constitucional de 1978, y el que ahora se ha convertido en caballo de batalla de IU y Podemos, haciendo un daño incalculable a las bases electorales del PSOE, y a una parte del propio Partido Socialista, incluidas sus Juventudes y algunos dirigentes y direcciones regionales, por lo que vamos a ver cómo se desarrolla y acaba la crisis del PSOE.
La marcha del Rey Juan Carlos y la llegada -en quince días- del nuevo Rey Felipe VI ha abierto un intenso debate en la izquierda de este país donde se reclama el referéndum sobre la Monarquía que rechazan PP y PSOE, con el argumento de que para ello hay que provocar un cambio constitucional, lo que no es cierto dado que el referéndum lo puede convocar el gobierno y la reforma de la Constitución solo sería necesaria en caso de ganar la República.
Además, los defensores del referéndum, que no van a parar en sus movilizaciones, argumentan que la actual mayoría política que se sienta en las Cortes ha sido desautorizada por las urnas del 25-M y no es representativa. Pero sobre todo, lo que se está fraguando y algunos no ven es una movilización social y nacional en torno a una propuesta concreta, del referéndum republicano, que a buen seguro no dañará en principio las posiciones del PP -por más que perdieron ¡6.800.000 votos! con respecto a los comicios generales de 2011-, pero que puede provocar una ruptura del PSOE, donde muchos de sus militantes y de votantes ya se han pasado a IU y Podemos, y otros más lo pueden hacer en las próximas semanas.
A la vista de todo esto da la impresión de que solo el Rey Juan Carlos I, con su marcha, ha sabido valorar el cambio que se está produciendo en este país y ha abierto un tiempo de renovación generacional en la Corona, mientras que los líderes políticos, que se resisten a marcharse, no saben qué hacer, se atrincheran en aras de un presunto interés general e intentan maniobrar de espaldas a sus partidos y electores, como lo hace Rubalcaba, lo que acabará bastante mal.
El PSOE no solo tiene que dar opción a los militantes para que elijan directamente a su secretario general sino que debe permitir que todos los candidatos posibles opten al cargo y presenten sus programas. Y si de lo que se trata es simplemente de hacer una pantomima para colocar a Susana Díaz, medio abandonando la presidencia de la Junta de Andalucía, se van a equivocar. Porque lo que ganen en control del partido lo perderán en militantes y en votantes y eso puede convertir el PSOE en partido minoritario. De hecho la diferencia que ahora separa al PSOE de IU y Podemos, si ambos fueran en coalición y vistos los resultados europeos, es solo de 600.000 votos. De manera que cuidado con los juegos de manos de Rubalcaba porque esta vez, como las elecciones del 25-M, le pueden salir muy mal. En cuanto a González y Zapatero si tienen todo tan claro que se vuelvan a presentar.