ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 4 de enero de 2017

El tripartido por no decir tripartito es un desastre en el Ayuntamiento de Alicante. Retraso en las licencias de obras.

Pavón se niega a pagar horas extra porque dice que "el personal lo rechaza" y se plantea recurrir a la "ayuda de colegios profesionales"


Los retrasos de hasta cuatro meses en la concesión de licencias en la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante no son una «necesidad urgente» en los procesos de selección internos del área de Recursos Humanos que dirige Carlos Giménez (PSOE). Y eso a pesar de que el alcalde, el socialista Gabriel Echávarri, aseguró que solucionar este problema constituía «una prioridad» para su equipo de Gobierno.
Según ha podido saber este diario, Recursos Humanos no ha incluido Urbanismo como destino en una reciente promoción que afectaba a ocho técnicos medios del Ayuntamiento. En concreto, y según explica Sergio Casares, de CCOO, los trabajadores municipales podían escoger entrar en Fiestas, Coordinación de Proyectos, Deportes, Economía y Hacienda, Tesorería, Igualdad y Consumo.
En la lista, curiosamente, se excluyen las concejalías que dirige Guanyar (seis son del PSOE y dos de Compromís), pese a que Protección Animal, Cultura, Participación Ciudadana y Urbanismo también habían solicitado estos refuerzos. Casares incluso precisó que en el área de Cultura daban por hecho ese trabajador porque «así se había hablado en la Junta de Gobierno».
El representante de los trabajadores manifestó que pedirán explicaciones «en la próxima mesa de negociación», porque «no entendemos qué motiva que se deje fuera áreas con problemas de personal evidentes», como Urbanismo.
Las hostilidades entre Guanyar y el concejal de Recursos Humanos han sido una constante desde que el tripartito entró a gobernar en junio de 2015. Empezando por las críticas que recibió Giménez cuando colocó de asesora a la mujer del histórico ex dirigente socialista Ángel Franco, quien aparece en el informe policial del caso Brugal como un «colaborador necesario» para que el promotor Enrique Ortiz consiga unos informes favorables para tramitar el Plan Rabasa.
El vicealcalde y concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón (Guanyar), incluso criticó en el reciente debate sobre el estado de la ciudad la falta de personal que, a su juicio, está lastrando el trabajo de su Concejalía. Desde Alcaldía se recuerda a Pavón que dispone de la posibilidad de hacer horas extra, pero el edil se niega asegurando que su personal lo ha rechazado.
Precisamente ayer el concejal d Urbanismo mantuvo una reunión con la patronal de promotores inmobiliarios de la provincia de Alicante (Provia) para tratar de abordar cómo agilizar los trámites en la concesión de licencias. Pavón les reiteró el problema de «la falta de personal, que espero que se vaya revirtiendo progresivamente en lo que queda de legislatura», y adelantó que tiene «pendiente una reunión con el interventor para tratar la posible contratación de personas en 2017, en base a la aplicación de un 50% de la tasa de reposición que podría aplicarse a arquitectos e ingenieros». Además, también adelantó que está valorando «la posibilidad de colaborar con colegios profesionales» para «poder agilizar la tramitación de las licencias hasta que se solvente la situación a la que estamos sometidos por un plan de ajuste municipal que nos impide contratar nuevo personal».
Por último, el regidor incidió en la necesidad de «rebajar la alarma», ya que «hay cerca de 300 expedientes de licencias de obras pendientes de resolver, seis de ellos de obras de asociados a la patronal Provia, de los 16.000 expedientes, de todo tipo que está tramitando la Concejalía de Urbanismo al año».
Tal como informó EL MUNDO, la reactivación del mercado inmobiliario en Alicante en el último año ha provocado un «colapso» dentro del área de Urbanismo, después de que en 2012 se recortase a la mitad su plantilla por la conversión que se hizo de Gerencia a Concejalía.