ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 28 de febrero de 2016

28 de febrero de 2016. Día de Andalucía.






     Yo, que vivo en uno de los cuernos de la costa del levante español, en Alicante para más señas, y lujo de clima, porque aquí no llueve ni estrujando la fregona. De vez en cuando me leo algunos artículos del banderillero de la palabra Antonio Burgos o también llamados “articuloburgueños” (artículos de Antonio Burgos de ABC de Sevilla) que se reparten en internet como propaganda en los buzones. O sea, que para ponerme yo andaluz, que lo soy de sangre heredada, aunque no de nacimiento, porque nací bajo una cepa en La Mancha, me leo uno de sus graciosos y dicharacheros artículos, y me parece que me transporta, como si me tomara un vaso de Manzanilla en un bar de la calle Betis, la calle de los toreros que se las puede en comprar. Calle con la mejor vista de Europa porque tiene vistas al Guadalquivir, a la Torre del Toro, a la Maestranza y a la Giralda que parece un rascacielos almohade, en medio de la ciudad que huele a azahar por el barrio de Santa Cruz..

Bueno, pero hoy toca hablar del día de Andalucía, y tengo que sacar la vena andaluza que tira como una aorta encasquillada en el fusil de los recuerdos, de mis años infantiles y mozos en Málaga y en Sevilla donde conocí el amor de mi vida, a la salida de una novena en la Capilla del Gran Poder.
 
 Estaba yo en Málaga  cuando hubo una manifestación del 4 de diciembre de 1977 en petición de la Autonomía. Una manifestación entre porras de grises y unos disparos traidores, cuando en Málaga mataron de uno de estas balas asesinas de un policía a Manuel José García Caparro, que militaba en CC.OO, y trabajaba en la fábrica de Cervezas Victoria.

No sé qué me pasa esta mañana que el teclado del ordenador me embistes como un Miura, no quiere que me  pararse en un patio andaluz a descansar bajo unos geranios,  buganvillas y en el suelo unas macetas con pilistras, y beberme un moriles en un búcaro fresquito.  El Día de Andalucía, ¡ah, se me olvidada!,  se celebra el 28 de febrero y conmemora el día de la celebración del referéndum sobre la iniciativa del proceso  autonómico de Andalucía en año 1980 que dio autonomía plena a la comunidad andaluza.

Anotado este apunte histórico, hoy, la Junta de Andalucía celebrará hoy domingo(los domingos son siempre días rojos, de acuerdo al color que aparecen marcados en los calendarios), las autoridades se pondrán su mejores trajes de luces y a pasear su palmitos en “estrechamanos”, pasamanos y demás actos protologarios.

Quiero poner en mi recuerdo algunas palabras propias del andaluz como son: solera, piquislabis, cubata, calentitos, tejeringos, cateto, sarara, pringao, un mitá, una nube, pichita o arroilla (tela baja para fregar los suelos de rodillas antes de que se inventar la milagrosa fregona). Porque la palabras son sentimientos, recuerdos y evocaciones.

La cuestión es que esta mañana he desayunado tejeringos con café con leche (un mitá). Imitación de aquellos chiros llamados de viento o porras que hacen en el Polígono de san pablo o en Barbarela de Málaga (Dispensario de la Seguridad Social, que al hacerlo redondo se parecía a una sala de fiesta que había en Torremolino).

En fin, decir Andalucía es decir: Picasso, Blas Infante, Juan Ramón Jiménez, Rafael Albserti, Antonio Burgos, Antonio Muñoz Molina, Antonio banderas,  Pedro Ximenez, Bertín Osborne, Manolete, Curro Romero, Alhambra, Mezquita, Alcazaba, Moscatel, Ronda, solera y no sé cuántos recuerdos más que se me  van poniendo añejo como el aceite de oliva en la alcuza.

Ramón Fernández Palmeral
 28 de febrero de 2016