ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

sábado, 7 de febrero de 2015

"El gatopardo", novela de Lampedusa, pelicula de Visconti. Sobre la unificación de Italia

    el nacimiento de un género, que algunos llamarían después"análisis de la decadencia", donde se aúnan la historia, la voluntad comprometida y un refinado y vistoso esteticismo.Por otra parte, y es la parte más atractiva de este ensayo vitalista, Luis Antonio de Villena realiza con cuidado y a fondo una nueva lectura del filme desde hoy mismo complementaria y muy superadora de la anterior plasmando así Visconti el drama del mundo actual: la pérdida de la excelencia como mal del mundo y el envilecimiento de todas las clases y poderes sociales. ¿Película histórica? Al contrario, el pesimismo de El Gatopardo es el seco e inquerido pesimismo de nuestra mayor actualidad.
Este libro sobre "El Gatopardo" representa en la buena prosa ensayística del autor la unión fervorosa de dos caminos: por una parte asistimos a una íntima y compleja lectura de lo que la película (Palma de Oro en el Festival de Cannes 1963) fue y es: no sólo una obra maestra de Luchino Visconti -acaso su mejor película.
Reparto:

Giuseppe Tomasi di lapedua, príncipe de Lampedusa y duque de Palma di Montechiaro, nació en Palermo, hijo del príncipe Giulio Maria Tomasi di Lampedusa1 y de la princesa Beatrice Mastrogiovanni Tasca di Cutò. Su título proviene de la isla de Lampedusa, el territorio italiano más meridional.
Se convirtió en hijo único tras la muerte de su hermana de corta edad,1 Stefania, a causa de la difteria y se mantuvo muy ligado a su madre, mujer de fuerte personalidad y que tuvo una gran influencia sobre él. Su relación fue muy distinta con su padre, hombre de carácter frío y desapegado. Su infancia transcurrió en los palacios paternos de Palermo y de Santa Margherita di Belice «por cuyas estancias fue aprendiendo el camino de la soledad y la compañía de los libros».1 De niño estudió en el domicilio familiar de Palermo donde fue educado por una maestra, por su madre, que le enseñó francés, y por su abuela, que le leía las novelas de Emilio Salgari. En el pequeño teatro de la casa de Santa Margherita Belice, donde pasaba largas vacaciones, asistió por primera vez a una representación de Hamlet a cargo de una compañía de cómicos errantes.