ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

viernes, 2 de enero de 2015

El Magistrado Juez Castro es como el pescador de "El viejo y el mar"



   El caso de la imputación de la Infanta Cristina se me asemeja a la novela "El viejo y el Mar" de Hemingway. El Juez Castro ha cogido en el anzuelo a un gran pez, un pez espada de 700 kilos, de los máximo posible, y lleva años tirando de él sin poder sacarlo fuera del agua y meterlo en el bote, en el banco de los acusado, la pieza es de trofeo de 10 puntos, pero no puede, y el hilo cada vez más tenso, y lo tiene cerca, el anzuelo se lo ha tragado bien, se le ve el plateado del lomo, pero no lo puede sacar ni con salabre. Y el pescador está solo contra el Fiscal Horrach y sus jefes, contra los abogados, contra el Casa Real, contra el poder judicial y gubernamental, nadie del poder quiere ver sentada en el banquillo a una Infanta (porque aún no ha renunciado a sus derechos dinásticos). El pescador ayudado por el aliento del pueblo insiste, está agotado, lleva meses sin dormir, el teléfono no deja de llamarle, y todo son amenazas, engaños, estratagemas y promesas de infidelidades. Pero el juez Castro sigue y sigue, terco, sin soltar el sedal, a pensar de los recursos que quieren romperlo para que le gran pez se vaya de rositas.  Y ahí está el hombre solo en el bote, solo ante el peligro intentado sacarlo y meterlo en el bote a la deriva de una Justicia llena de trucos y de Blesas. Todos los hombres y mujeres de bien esperamos y deseamos que el gran pez no se le escape, para bien de la Justicia y de Hacienda, porque como él mismo dice "Hacienda somos todos".

    La defensa de la Infanta Cristina ha presentado este viernes 2 de enero 2015 un recurso de apelación contra el auto de apertura del juicio oral. Los abogados (despacho Roca) de la Infanta han presentado este recurso directamente a la Audiencia Provincial de Palma, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Baleares después de que  el Magistrado Castro decidiese sentar en el banquillo de los acusados hermana e hija del rey (porque ahora hay dos reyes, como hay dos Papas). El juez tiene que decidir si por fin suelta el pez de espada que le está amargando la vida, los dorsales y quemadas las mano, por lo rechado y por fin le avemos sentada donde tiene que estar, dando cuenta ante la Justicia. No sería mejor que diera la cara en un jucio orarl como toda hija de vecino, y que la Justicia sentencia lo que proceda. Si es inocente de qué se oculta, si es inocente nada tien que temer, pero si este pez espada es culpable hará todo lo posible por romeprse la boca con el anzuelo y cortal el sedal.

    Esperemos que no se le escape.