ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Alberto Yáñez, un grande de la Inmunología

Monóvar

El científico Alberto Yáñez logra un importante premio de la Sociedad Internacional de Inmunología

El galardonado es reconocido con la distinción al mejor investigador joven por un estudio del desarrollo y la función de las células blancas de la sangre

03.11.2014 | 03:10
El joven monovero Alberto Yáñez con el premio.
El joven monovero Alberto Yáñez con el premio.
El monovero Alberto Yáñez Boyer ha sido galardonado con el premio al mejor investigador joven por la Sociedad Internacional de Inmunología. En la actualidad Alberto reside en Los Ángeles desde hace más de tres años, debido a su trabajo en el Hospital Cedars-Sinai en Beverly Blvd.
     El puesto de trabajo de Yáñez Boyer se encuentra en el laboratorio que dirige, como directora del Programa Científico Postdoctoral, Helen Goodrige, en una línea de investigación sobre células madre. El premio se basa en los logros conseguidos en «el estudio del desarrollo y la función de las células blancas de la sangre conocidos como fagotitos meloides». Estas células, según la línea de investigación, «defienden al cuerpo contra microbios invasores y también juegan un papel importante en la regulación de las enfermedades inflamatorias».
Un congreso celebrado en Japón, organizado por la Sociedad Internacional de Inmunología, fue el escenario donde Alberto Yáñez, con su ponencia, llamó la atención de la comunidad científica, siendo elegido entre los cuatro candidatos que optaban al premio al mejor investigador joven.ç

Un currículo sobresaliente
La madre de Alberto, Amparo Boyer Botella, se muestra radiante ante el premio recibido por su hijo, después de muchos años de sacrificios que ahora se ven recompensados, a pesar de la distancia que los separa. Amparo nos relató el recorrido académico de Alberto que se inició en el colegio Cervantes, para continuar en el IES Enric Valor de Monóvar y finalizar en la Universidad de Valencia, donde se doctoró, y de allí dio el salto a Los Ángeles. La tesina y la tesis doctoral fueron las llaves que le abrieron las puertas al «exilio» americano. Una primera estancia de tres meses en Los Ángeles antes de la lectura de su tesis doctoral, a cuyo acto asistieron representantes del Hospital Cedars-Sinai, fue la clave para que definitivamente Alberto se marchara al otro lado del Atlántico con una oferta de trabajo en una de las mayores instalaciones de ensayos de investigación clínica del mundo, como es el Cedars-Sinai.

Reivindicación
El científico monovero ha querido dar las gracias por el reconocimiento a su trabajo y ha señalado que «este premio es muy reconfortante al ver que la sociedad continua valorando como se merece muestra labor investigadora». Yáñez señaló a INFORMACIÓN que «esperemos que este tipo de noticias ayuden a nuestros políticos a entender la importancia de mejorar la situación de la investigación en nuestro país». Alberto Yáñez hizo un repaso a los momentos previos a su llegada a Los Ángeles. «Me doctoré en biología por la Universidad de Valencia en 2011 y me vine a Estados Unidos a realizar mi postdoctorado en el Hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles, donde llevo ya tres años».
El monovero quiso detallar a que «mis investigaciones se centran en el estudio de células madre de la medula ósea». Sobre el trabajo premiado apuntó que «consiste en el estudio de un gen que regula la producción de células del sistema inmunitario, que nos permite entender mejor ciertas anomalías de este proceso que resultan en enfermedades como las leucemias, y por lo tanto contribuye al desarrollo de terapias contra dichas enfermedades».