ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

miércoles, 10 de julio de 2013

Rajoy debe dimitir por mentir. La financiación ilegal de PP, y Barcenas con sus papeles.


El PSOE, confambulado con el PP en el Gobierno, dice timidamente que Rajoy debería irse, que no es lo mismo que decri tiene que dimitir ¡váyase Señor Rajoy del plasma!  Parece como si Rajoy no hubiera roto un plato. De momento ha  mentido y ha roto el contrato de la Constitución con los españoles, es decir, que la Constitución -garantía de los ciudadanos ante el abuso de  poder- se está vapuleado, incumpliendo. Que no venga Rajoy de salvador de España, que todo son entiras. Pero el PSOE va por el mismo camino, de momento con Rubalcaba -que no es alternativa- no tiene credibilidad ninguna, no covence por su pasado como vicepresidente con Zapatero.


La contabilidad de Luis Bárcenas certifica, en gran medida, los grandes trazos de la investigación judicial abierta en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad (TSJ) sobre la relación entre la trama Gúrtel y el PP. El rastro de los papeles que figuran en la contabilidad de los populares entre 1990 y 2011 evidencia que el conglomerado de empresas que dirigía Francisco Correa con Álvaro Pérez, El Bigotes, como comercial en la Comunidad, contaban con un trato preferente de los populares valencianos: fue, de hecho, su principal proveedor entre 2005 y 2009. Los lazos entre las mercantiles del entramado corrupto y el PP, sin embargo, se remontan, a través de diferentes sociedades, al ejercicio de 2002, de acuerdo a los apuntes contables «filtrados» a través de Internet y que fuentes del PP reconocen como una copia de sus balances anuales.
De forma global, el entramado de Correa, poco a poco desplazado de Génova a finales de los 90 y cobijado más tarde en la estructura del PP de la Comunidad, se embolsó entre el citado años 2002 y 2009 cuando estalló el caso Gürtel y los populares tuvieron que cortar amarras con la trama a raíz del escándalo nada menos que 3,2 millones trabajando para la cúpula popular, más de 500 millones de las antiguas pesetas.

La financiación ilegal consiste en darle contratos a los que te pagan para segurar un contrato con la administración. No cumpliendo la legislación sobre contraciones participativas. Chivándoles a los empresarios planes o presuspuestos de otros empresarios con lo que la igualdad de oportunidades desaparece.