ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

viernes, 20 de mayo de 2011

Jornada de reflexión, con el pueblo soberano en la calle. 15-M


(obra de Tchetverikoff)

Una mano sale de una alcantarilla para cojer una hoja que es un voto. Un voto por la democracia, así veo yo a los ciudadanos, un día salen de la alcantarilla y depositan su voto, al día siguiente, el 23 de mayo volverá a la alcantarilla hasta unas nuevas elecciones. Y ya no verás a un político ni en pintura. Para los políticos somos seres que vivimos en las cloacas.
Cuando votamos les reafirmamos en su sillones y otros nos hundimos más. Por no ir a votar o votar en blanco no pasa nada, si la participación es mínima, se volverán a celebrar nuevas elecciones. Toda ley puede ser modificada por los gobernante. Sin nosotros, ellos no son nada. ¿No lo ha sido Bildu, no va a poder ser otras? Un fracaso electoral hará que dimita Luis Rodríguez Zapatero, el que negó la crisis. Qué tendrá la Moncloa que nadie quiere salir de ella.

El 15-M, por la democracia real ya, es el día en que despertaron los jóvenes en España, por eso se ha denominado internacionalmente: "Spanish revolution". Se le han despertado la conciencia global, días de la liberación ciudadana, para pedir cambios en la gestión de los gobiernos, del poder, del abuso. Vemos la doble moral de nuestros políticos como Dominique Straus-Kans, del FMI, calara al exterior pidiendo recortes de sueltos y austeridad, y por otro lado persiguiendo camareras inmigrantes africanas en los hoteles de lujo de Nueva York, como si de un safari en África se trata. Pues esto solo es el iceberg de lo que hay detrás.

Paulatinamente el pueblo ha ido perdiendo su soberanía para cederla a unos administradores que se han vendido a los tiburones, financieros sin escrúpulos, que poco o nada les importan las miserias del paro, mientras ellos se llenan los bolsillos con una ambición que no tiene límites.

Esta movilización general en 160 ciudades españoles es la consecuencia de unos sindicatos sumisos al gobierno, de sindicatos inútiles, que les ha llevado al descrédito. Años atrás los históricos sindicalistas acampaban con los manifestantes y se comina los bocadillos de patata española con la bota de vino. Hoy no es así. Pero la fata de ética moral, va más allá de la desvergüenza. Ahora todos se quieren apuntar al movimiento ciudadano del 15-M para sacar tajada.

Si cuando algas de la alcantarilla y coje la hoja y la metes en la urna, volverás a la alcantarilla para siempre. Es necesaria la revolución de las masas de las que habló el filósofo español Ortega Y Gasset. Porque mientra unos cuantos viven muy bien en su chalet de la sierrra, los demás a la escalvitud de los sueldos grilletes.

Seguir en la movilización hasta que cedan, hasta que cambien, hasta que se preocupen más por la sociedad que por los Bancos. Necesita un cambio constitución, nueva Ley Electoral, que vuelvan los 400 € de ayudas, los subsidios al desempleo el bono Bebé, ayudas para las familias con hijos, guarderías gratis. Los inversores seguían ligando España al destino fatal al que se abocaba Portugal. Al ascenso, contribuyó la duda de si las elecciones autonómicas del domingo revelarán déficit fiscales no reconocidos, como ya ocurriera en Cataluña.

Soy de la la época en que estaba prohibido todo, reuniones, corrillos, manifestaciones, emigración y atraso, la única salida era emigrante a Alemania o a otros países. Me alegro por la emancipación de la sociedad actual.

Si no se hace nada por cambiar nos veremos como los griegos, viviendo en el hambre, para devolver la deuda pública que es ya de 160%. Nos veremos como Portugal o Irlanda, endeudados por siglos, mendigando para pagar. Para qué para que nuestros prestamistas se forren.

Cuando en una jornada de reflexión la gente está en la calle algo está pasando. Un mensaje de los descontentos e indigandos les estamos enviando.

ALICANTE. PLAZA DE LA MONTAÑETA, 21 DE MAYO



Los aliantinos gritan: ¡Esto es un atraco. Nosomos mercancía!