ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

viernes, 2 de julio de 2010

ARRANCA CON FUERZA EL I SALON DE LA ACUARELA



(Fotos Franchi)


Con la asistencia de entre ochenta o cien personas, se e inauguró en la tarde-nuche de ayer jueves, el I SALÓN DE LA ACUARELA, en el que participan diez de nuestros mejores acuarelista, con cuatro obras cada uno: son JUAN ANTONIO POBLADOR, LUIS SALA, ANGEL S. GERADA, MARÍA LLAVES, SENEN LOPEZ, JUAN RUIZ, MARIBEL SANSANO, MARTIGODI, JAIME IBORRA y ROSEND FRANCH.

Abrió el acto de presentación, nuestro Presidente Juan Antonio Poblador, quien tras saludar al público asistente, habló brevemente sobre la calidad y variedad de la obra expuesta, y señaló las posibilidades que tiene la acuarela que se reflejan en los muchos estilos y formas de trabajarla que se da entre los diez artistas que participan.
Seguidamente dio la palabra a Secretario Carlos Bermejo, Coordinador de Talleres y Comisario de esta exposición, quien dio lectura a la siguiente alocución:
“Este primer Salón de la Acuarela que hoy inauguramos, se enmarca en el mismo criterio con el que se iniciaron , hace ya más de tres años, las exposiciones de Gran Formato, en las que, si bien alguna vez entró alguna acuarela, siempre han sido la pintura al óleo la que ha primado. Y no porque hubiera alguna limitación en la técnica, si no porque los grandes formatos no son corrientes en la acuarela y esa condición limitaba la posibilidad de exponer a los acuarelistas, en las mismas condiciones que los que pintamos al óleo.

Ahora y con esta primera exposición a la que seguirán otras, queremos darles a los acuarelistas la oportunidad que se merecen y el derecho que tienen como asociados a gozar de los mismos privilegios que el resto de los socios que practicamos el óleo, el acrílico e incluso el pastel, y como ya se lo hemos dado a nuestros fotógrafos.
Criterios referidos específicamente a la étnica y a las medidas, pues nunca pasó por nuestra mente la idea discriminatoria de establecer valores en lo artístico en función de la técnica empleada. Aquello que se dice al comparar música y pintura, que el óleo es la sinfonía y las demás técnicas son composiciones menores, es una soberana tontería que no se tiene en pie como tantas veces hemos comprobado y hoy podemos comprobar en esta exposición, en la que diez de nuestros mejores acuarelistas, nos traen cuarenta de sus obras, entre las que también las hay de gran formato para lo que se estila en la acuarela.

Por ellas y a través de ellas, podemos ver las diversa maneras o estilos en el manejo del pigmento al agua, que se gastan nuestros acuarelistas, que van desde la clásica acuarela al estilo ingles de los siglos XVIII y XIX, pasando por el realismo impresionista, hasta llegar al estilo más desenfadado en el que la acuarela se mueve a partir de las últimas obras de Turner, pintor a caballo entre los dos siglos, pero creador o incitador del estilo más vanguardista.

Ese es el camino. El artista debe decir lo que siente y como lo siente, sin pararse a pensar si el lenguaje pictórico que emplea para ello, está a la moda de su tiempo o no. Luego serán los espectadores o gustadores, quienes pondrán a cada uno en el sitio que le corresponda en función de sus preferencias. En esta exposición, por su variedad y calidad, hay obras para todos los gustos. Gustos de los que se dice sin razón, que no hay nada escrito, cuando todos llevamos escrito en nuestro subconsciente los criterios que nos decantan hacia una u otra obra, que para los pintores siempre son las que se aproximan más a las propias.

Por eso yo felicito a estos diez compañeros nuestros, que nos han traído una muestra variopinta de cómo se puede trabajar la acuarela y hacer con ella sinfonías de arte mayor. Y también por eso, y a partir de ahora, a nuestros amigos y colegas acuarelistas, les tendremos que hablar de usted. Muchas gracias.”
A continuación, los artista regalaron al publico un exquisito “delicatesen” de dulces y vino moscatel, que creó el clásico ambiente pos protocolario, que tanto nos gusta a todos.

Carlos Bermejo