ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 25 de febrero de 2016

¿Cómo es posible que Esperanza Aguirre no conociera los lujos en el chalet de Francisco Granados? Debio actual.

La corrupción en el PP 

La vivienda fue un regalo del constructor Ramiro Cid en compensación por las adjudicaciones facilitadas por el exalcalde de la localidad madrileña. Para este espacio la mujer de Granados seleccionó un frigorífico con fabricador de hielo valorado en más de 7.000 euros y un horno pirolítico de cerca de 4.000 euros. Incluía muebles de nogal combinados con vidrio y laca.



El chalet de Valdemoro (Madrid) construido por uno de los empresarios vinculados a la trama Púnica para el exsecretario general del PP en Madrid Francisco Granados, no carecía de ningún lujo. El sumario de la causa que investiga las actividades de la red ofrece detalles sobre los acabados y complementos elegidos por la esposa del que fuera número dos de Esperanza Aguirre. Según los informes de las visitas de obra, la casa incluía en el jardín una cascada que caía en una piscina forrada de cuarcita dorada.
La vivienda también disponía de otros detalles de alto standing como ducha con cromoterapia, aromaterapia y distintos tipos de chorro, sauna integrada y chimeneas en el salón, dormitorio y despacho.
Los detalles figuran en varios emails intercambiados entre la mujer de Granados, Nieves Alarcón, y una empleada del estudio de arquitectura encargado de acondicionar el chalet.
El contenido de los correos desvela que la ducha instalada en la casa disponía de distintos efectos de luz y aroma e incluso chorro de niebla. Se complementaba con una ducha en pared para cuando la esposa de Granados no quisiera "mojarse el pelo".

Ambas mujeres conversan también sobre el acabado del vestidor. Según refleja el contenido de los emails, Alarcón envió a la trabajadora escenas de una película en el que aparecía un espacio para la ropa a todo lujo. La encargada de la reforma le dice: "Yo creo que podemos prescindir de las coronas y del mando a distancia, hemos pedido accesorios de todo tipo para que tengas todo muy ordenado".
La cocina no se quedó atrás.