ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

viernes, 22 de enero de 2016

Mariano Rajoy rechazo someterse a la investiduras. Sabe que la va a perder.


El jefe del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (Foto: Efe)

Rajoy rechaza someterse a la investidura

22/01/2016
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha declinado el ofrecimiento del Rey Felipe VI a ser candidato a la presidencia.Inteligente movimiento táctico.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha declinado el ofrecimiento del Rey Felipe VI a ser candidato a la presidencia. La semana que viene se abre una nueva ronda de contactos y es factible que Felipe VI proponga a Pedro Sánchez como candidato.
El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP, Mariano Rajoy, ha declinado la propuesta del Rey de someterse al debate de investidura, según un comunicado de la Casa del Rey. En la nota, Zarzuela explica que durante la entrevista mantenida hoy con Rajoy, el Jefe del Estado le ha ofrecido ser candidato a la Presidencia del Gobierno, oferta a la que ha renunciado.
“Don Mariano Rajoy Brey ha agradecido a su Majestad el Rey dicho ofrecimiento, que ha declinado”, dice el comunicado.

...............................
Menudo desastre nos espera, Pedro Sánchez Presidente del Gobierno. Pablo Iglesias vicepresidente del gobierno. Alberto Garzón Minstro de Economía, y Ada Colau ministra de Defensa.

 España va a pegar un cambio que no lo va a conocer ni su madre.

Creo que ha sido un castigo demasiado grande al PP.

................

Ayer, Pablo Iglesias envió un escueto mensaje de WhatsApp a Pedro Sánchez tras su rueda de prensa: «Pedro, tenemos que hablar sobre mi propuesta de Gobierno».
El secretario general del PSOE le emplazó también brevemente en otro mensaje a hablar por teléfono este fin de semana. Y le recordó que entiende que ahora «hay que respetar el tiempo de Rajoy».
El anuncio hecho por Rajoy no supone la renuncia del candidato del PP. Por eso, los socialistas no creen que deban cambiar de rumbo.
La posición del PSOE está «fijada en una resolución aprobada casi por unanimidad por el Comité Federal», reiteró Luena. Dicho documento, que propuso Sánchez y fue pactado con la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, y con todos los barones, dice que «si Rajoy y el PP fracasan en su intento de formar Gobierno, el PSOE actuará como primer partido del cambio» y abrirá conversaciones con el resto -fundamentalmente Podemos y Ciudadanos- para intentar presidir un Ejecutivo progresista.

.........................

Por si cabían dudas sobre la difícil situación de Mariano Rajoy y su pésima gestión de la crisis desatada tras las elecciones del 20 de diciembre, ahora sorprende con un supuesto movimiento táctico para ganar tiempo y confundir al rival. ¿Eso es lo que este país necesita ahora? ¿Esa es la atención que nuestros dirigentes muestran a los intereses nacionales en una coyuntura compleja? Es dudoso que este paso le dé nuevo oxígeno, pero aunque así fuese, a nadie le importa eso más que al propio Rajoy.

Su decisión de declinar el encargo del Rey a formar Gobierno responde, al parecer, a la voluntad de mover a los partidos con los que pretende contar en el proyecto de gran coalición defendido por él desde el principio, basado en reunir a 250 diputados en torno a un futuro Gobierno encabezado por el PP; bien sea una coalición formal con Ciudadanos y PSOE, bien un pacto parlamentario con suficientes garantías para apoyar a un Gobierno del PP en minoría. Ninguna de esas fórmulas es conveniente para la estabilidad futura. El PP, como ha constatado Rajoy, tiene una amplia mayoría en su contra hoy, pero la tendrá también mañana, la próxima semana y hasta que no encuentre un candidato a la presidencia con más opciones de crear consenso que el actual presidente en funciones. Por eso, la única contribución seria que puede esperarse de él a estas alturas es su verdadera retirada.