ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 30 de mayo de 2015

La gran pitada. Copa del Rey. Club Barcelona y Atletic de Bilbao



        La final de Copa del Rey entre el Atletic de Bilbao y Futbol Club Barcelona, se juega en Bilbao, volverá a traer polémica de una gran pitada al Himno Nacional de España, que correponde tocarlo cuando llega el Rey y Jefe del Estado acude a un acto oficial y público. Este tipo de protestas más que una manifestación de la plebe estática es propia de independentistas que no se sienten españoles, a pesar de que sí se benefician de  los derechos de ser españoles según la Constitución de 1978.  La gran pitada es un grave insulto para el resto de los españoles, que sí nos sentimos españoles de corazón y respetamos las norma de convivencia.
.
    Creo que somos el único país del mundo que parte de sus ciudadanos puede pintar al Himno Nacional y quedar inmunes En Estados Unidos o, por ejemplo, se suspendería el encuentro, y en Corea del Norte serían fusilados allí mismo.
.
     En los telediarios de esta tarde he oído a gente decir que le da igual, que cada cual puede pitar lo que le de le venga en gana (tolerancia o pasotismo). Pues no, no es así, hay símbolos que hay que respetar, porque hay millones de españoles a lo que se le ofende, como a mí mismo, y por eso no veré el acto humillante de inauguración, sino que me incorporaré después cuando el árbitro indique el incio del juego.  Otros dicen que es su derecho a la libertad de expresión, e incluso, políticos electos como Ada Colau, futura alcaldesa de Barcelona, dice también que es su derecho a de expresión. Una autoridad municipal que por ir por el camino del populismo se va a encontrar con múltiples problemas que yo llamaría «robinjunianos», es decir, que podrá ganar pero no podrá gobernar. No se puede gobernar sin autoridad, con lo que se conoció en Roma como el gobierno de la plebe. 
.
    La libertad de expresión es un derecho fundamental del art. 20 de la Constitución, que tiene sus limitaciones cuando se atentan contra otros derecho como «los del Título Primero, al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y a la infancia». Se pitará el Himno Nacional en presencia del Jefe del Estado y presidentes de las Comunidades Autónomas del País Vasco y Cataluña, mediante un altavoz como es la televisión nacional e internacional, lo cual supondrá dar una imagen nefasta de España en el exterior, y lo más evidente es que todo este hecho multitudinario de la plebe y delictivo quedarán impunes. Tal vez, unas multas a los clubes, que sería muy deseable.
.
El respeto a los símbolos nacionales es una demostración de civismo y educación.
¿Y por qué pasa esto? No lo sé, quizás una forma de protesta, una indignación colectiva de lo más cobarde, en cuadrilla. Ya pasó en 2009 y 2012, y seguirá sucediendo, porque la masa es un ente impune e imitativa como el autrolopitecus, cerano al simio.   Quzás ninguno de estos aprobó o hiceron novillos con la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que recuerdo que en la Cominitat Valenciana la querían dar en inglés, sin tenr suficientes profesores. A lo mejor hay que volver a tiempo en que, en los colegios se izaba al bandera en el patio antes de empezar la clase, aunque parezca adoctrinamiento. Pero evidentemente, esto choca con la idea de que queremos ciujdadanos libre y sin identidad de patria, honor y sin unidad.
    Yo podría insultarles en este blog a todos aquellos que pitarán esta noche día 30 de mayo  de 2015, como vienen siendo habitual, pero no lo voy a hacer, a pesar de que me indigne, y pensaré:  «estos son unos hijos de puta, y unos cabrones». Puedo pensarlo, en mi libertad de pensamiento, pero no lo voy a escribir aquí, porque tengo más ecuación cívica que ellos. Otros politicos vacos y catalanistas decían que también se debería tocar los himnos vacos y catalanes, con lo cual se armaría el dos de mayo en versión tecnicolor.

      Y ante esta situación, menos mal que no tenemos letra del himno, porque sería peor, a cabrearnos y a aguartarnos en bien del deporte del fútbol espectáculo, y gran espectáculo. Que no se debería mezclar conn la politica. Y veremos el partido aunque lo políticamente correcto sería supenderlo y jugarlo a puerta cerrada en un campo de tierra militar. 


El resultado: El Barcelona ganó la Copa del Rey. 1-3, al Atletico de Bilbao. Jugado en Barcelona.

Ramón Palmeral