ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Las villanías y discursos de los partidos políticos.




    En sus discursos los partidos se tienen que posicionar en algún lugar del espacio social y económico del país, puesto que el posicionamiento, la orientación política en un parámetro esencian en la comprensión del mundo dentro del cerebro humano. Por ellos, los partidos políticos dicen que son de izquierda, de derecha, de centro, verdes, azules o de no sé de cuantas posicionamientos más. Pero esto solo son discursos y entelequias, porque en el fondo todos los partidos son iguales, es decir, que no pueden hacer o conseguir más de lo que el poder superior de los mercados le manda. O sea, que en cuanto a economía se han de someter a los dictados o directivas de la Eurozona, de los mercados financieros, de la globalización y del imperio del poder fáctico. Por ello, esos discursos demagógicos solamento son palabras bla, bla, bla….dijo Blasito. Por eso el gobierno de “izquierdas” sociata de Zapatero fracasó, porque no pudo cumplir sus promesas sociales, que es lo que nos importa a la gente, sobre todo y el más importante el asunto de la Sanidad Pública, la educación de los hijo, y el empleo.
    Por todo esto, esos discursos antes las cámaras de tv, la prensa o de bates solo son eso villanías y discursos bonitos, porque luego cuando gobiernen, harán lo que puedan o les dejen. Si es mayoritario porque es mayoritario y si es minoritario porque no tiene fuerza. Así cualquiera se monta un partido, escribes un programa político, y después ya veremos, que un programa solo es eso un programa no un contrato que obligado cumplimiento y se puede mentir. Lo que tiene que tener un partido es sinceridad, verdad y compromiso, y detrás gente preparada y capaz de trabajar con seriedad y rigurosidad ante los votantes, al menos con toda la carne en el asador. 

Ramón Fernández Palmeral
Alicante, 14 de septiembre 2012