ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 7 de agosto de 2014

Argentina reconoce “dificultades” tras una semana de crisis de deuda.

Las cotizaciones de los títulos públicos bajan, pero menos de lo previsto ante un impago


La presidenta Cristina Fernandez y el ministro Axel Kicillof / MARCOS BRINDICCI (Reuters)

Argentina cumple este miércoles una semana de inmersión en su crisis de deuda. Lo hace afrontando nuevas dificultades para su economía, que se añaden a su recesión. Sin embargo, el impacto del impago de uno de sus bonos, el Discount, tras el conflicto con los fondos buitre está siendo moderado en los mercados, a pesar de que varias calificadoras de riesgo crediticio han certificado que el país sudamericano se encuentra en suspensión de pagos “restringida”.
En la medida en que pasan los días sin pacto, los precios de los bonos caen, pero sin llegar a reflejar el impago
El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner niega la suspensión de pagos selectiva y culpa al juez de Nueva York Thomas Griesa de bloquear el giro de dinero de ese título hasta que se salde lo demandando por los fondos buitre desde el colapso argentino de 2001. Pero el ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, admitió este miércoles que la de la deuda "es una batalla que por supuesto afecta a Argentina, pero tiene implicaciones para el sistema financiero internacional”.
“Yo no voy a negar dificultades”, dijo Kicillof. “Las dificultades reales, como lo es el crecimiento del comercio internacional a un 2,1% el primer trimestre del año, cuando era del 4% el año pasado”. Y prometió medidas para reactivar una economía argentina que ya había caído en recesión a finales de 2013: “Donde haya un problema va a haber un Gobierno activo desde lo económico para que no se pierdan puestos de trabajo”.
El impago declarado por las agencias de riesgo crediticio Standard & Poor’s y Fitch ha llevado a que bancos comenzaran a restringir la financiación de comercio exterior de empresas en Argentina. Pero en las calles del país sudamericano no se percibe una suspensión de pagos. La economía cotidiana continúa discurriendo con sus problemas de antes, como la inflación del 32,2% anual, una nueva huelga de maestros bonaerenses por 48 horas en demanda de mejoras salariales, la cárnica brasileña Marfrig que cierra una planta en la provincia argentina de Córdoba y deja sin empleo a más de 350 obreros y la bajada del precio internacional de la principal exportación de Argentina, la soja, que impacta en ciudades y pueblos de la pampa húmeda.