ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 29 de septiembre de 2011

El principal acreedor de la CAM es la Generalitat Valenciana

A este riesgo desmedido con un grupo tan pequeño de deudores, hay que añadir que cuando finalizó el año pasado (según la memoria de gobierno corporativo) tenía concedidos 505 millones al Gobierno de la Generalitat, de los que 200 millones los renegoció apenas tres días antes de ser intervenida. El Ejecutivo valenciano le rogó a la caja que le renovara una línea de pagarés porque tenía serias dificultades financieras, aseguraron a Público fuentes conocedoras de las negociaciones.

...............MARIA DOLORES AMORÓS despedida sin indemnización...........
Las irregularidades detectadas en la Caja Mediterráneo (CAM) han sobrepasado todas las líneas rojas y los tres gestores del fondo de rescate decidieron ayer que María Dolores Amorós, ex directora general de la CAM, abandonara su puesto inmediatamente sin derecho a indemnización. Según fuentes cercanas a la entidad, el FROB considera que ha realizado lo que se denomina "contabilidad creativa" en alguna operación concreta, cuyo resultado ha sido un beneficio para Amorós.

Además de esta irregularidad, Amorós se adjudicó, según el organismo dependiente del Banco de España, una pensión vitalicia de 370.000 euros anuales. Esta cifra se considera absolutamente desproporcionada, sobre todo después de haber realizado una pésima gestión que ha llevado a la CAM a la ruina. También se considera que Amorós presentó cifras falseadas de las cuentas con el objetivo de engañar al supervisor. La exdirectora general se mantuvo en su puesto desde la entrada del FROB, el 22 de julio, hasta el 10 de agosto. Durante este último mes y medio Amorós únicamente cobró el sueldo estipulado en el convenio del sector, pero no los pluses inherentes al cargo de directora general