ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

martes, 23 de agosto de 2011

Monasterio de Monserrat en Onil (Alicante)




OS PIDO QUE LO HAGÁIS CORRER

El Monaterio de Monserrat de Onil (Alicante) es del Siglo XIV, y está abandonado y en ruinas. Debería convertise en un museo. Esto es un aviso para Luisa Pastor, presidenta de la Diputación y para José Ramón Frances Blanes alcalde de Onil.

Esto no es que me lo haya contado nadie, es que lo he visto esta manaña, en mi visita cultural.

La Ermita de Nuestra Señora de Montserrat está situada en el barrio de su mismo nombre en la localidad de Onil (Alicante). Hacia el siglo XVI se inició el culto a esta virgen que se extendió rápidamente por los habitantes del pueblo. María de Molina, viuda de Fenellós, Señor de Benellup, reconstruyó la ermita para crear una fundación monasterial, que al final no fue autorizada por el Arzobispado de Valencia y el que fue autorizado para ser edificado para ser convento, quedó en ruinas tal y como se puede apreciar actualmente. Visita panorámica exterior.

El Monasterio de Montserrat era donde estaba la antigua iglesia de Onil era el centro de la localidad, después se construyo el convento que nunca ninguna orden llego a ocupar, cerca de allí estaba el ayuntamiento y la posada en la calle San Isidro, una calle más arriba la plaza de la Señoría donde vivían las rentas más altas de localidad sobre el siglo XVII y XVIII.

Tenemos que destacar que el retablo de la iglesia de Onil estaba allí, después de ser restaurado es una joya artística que esta en la Iglesia Santiago Apóstol de Onil. (Portal de Juan Vilaplana Sousa del Onil)

Durante el mandato de la alcaldesa Mercedes Mira Reig (PSOE) hubo un proyecto de rehabilitación del Monasterio que no se cumplio.

Señor: Señora Luisa Pastor, presidente de la Diputación de Alicante, dígale al honroable presidente Alberto Fabra, presidente de la Generalitat Valencia, que no permita que este monasterio se caiga a bajo.