ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 3 de agosto de 2011

DERECHO A ESTAR INDIGNADOS



   La globalización es un hecho que no pueden controlar los políticos, sino que es cuestión de las grandes economías, bancos y finanzas: especuladores mundiales (tiburones), que se han apoderado de los mercados para hacer del mundo un pañuelo, que, sin piedad, hacerse cada vez más ricos, ganar más dinero a costa de la deuda soberana de los países sobre los que ponen sus garras (cuando sube el invento de la prima de riesgo española las ganancias para los inversores son más elevadas), que a su vez para poder devolver estos prestamos tenemos que hacer brutales recortes -reducir el déficit- y como consecuencia reducir gastos sociales, paro, impago de hipotecas etc., o sea, un empobrecer a los ciudadanos (súbditos soberano) para devolver los prestamos por deuda pública emitida. Y sobre los hombros la sombra de un rescate que es lo que los tiburones buscan. La única solución sería producir y crecer, pero cuando las bases de las empresas se debilitan es imposible crecer. El destino de España ya no se decide en España.

A consecuencia de esta despiadada actitud de los especuladores “invisibles e invasores”, de ganar más y más, sin límite de su ambición (son como tiburones al acaso de presas más débiles) y sobre todo sin importarles el sometimiento a la pobreza de los ciudadanos de los países en riesgo de quiebra, conlleva lo que es amoral y antiético: la pérdida de derechos y bienestar social que he hemos ganada con esfuerzos y lucha sociales, sobre todo después de la II Guerra Mundial (que algunos ricos les vino bien, pues se hicieron más ricos), solo nos queda el derecho a indignarnos para ir a la insurrección, a la rebeldía social, al descontento, a la protesta y a las manifestaciones continuas en las plazas y calles, y presionar a los políticos para que tengas conciencia de la realidad palpable y redacten Leyes y medios, para que los culpables de esta crisis o las que puedan venir, no estén a sus anchas, impunidad y descontrolados en la globalización. Entidades, que ganan en un país y evaden sus impuestos a otros países o en paraísos fiscales, artimañas inmorales e ilegales. Empresas que tienen ganancias y despiden a trabajadores con ERE financiados. Es decir, que el poder real más que nunca se ejerce desde la ECONOMÍA. Por ello las leyes Fiscales de control financiero y las transaciones comerciales deben endurecerse al máximo.

Por otra parte tenemos a un Estado español, que se considera incapaz de dar soluciones a la crisis, otros países de nuestro entrono no lo están, que lo ve como un mal “bíblico mundial” sin solución, nos venden resignación. Y esta actitud pesimista y negativa es la culpable de nuestros desafueros. La cosas no cambian sin lucha, eso lo saben muy bien los partidos políticos como PCE, PSOE, CIU, PNV..., o por partidos cuando están en la oposición.

Los jóvenes españoles, con más de un 40 por ciento de parados, se han acomodado a una vida de reptil al sol, de ocio, de tolerancia y pelotazo, sin mentalidad de emprendedor, sino de funcionario en pesebre, y, lo más tremendo de todo sin esperanzas, porque consideran que el problema no se puede solucionar, que es el mensaje que reciben cada día a través de los medios de comunicación socialista. Las protestas es el único camino hacia una democracia real, vigilancia de la corrupción, y hacerles ver a nuestro políticos están al servicio del pueblo soberano, a nuestro servicio, y no para que ellos escalen puesto y acumulen cargos a costa de los peldaños de nuestros riñones.

Sin embargo, algunos grupos minoritarios como el 15-M, Puerta del Sol, sí han reaccionado y no se resignan y se manifiestan, pero es insuficiente, para que sea un problema urbano de entidad para el Gobierno tome medidas contra los verdaderos culpables de la crisis. Y al final ellos han recibido sus créditos y subvenciones, y la crisis la estamos pagando nosotros con bajada de salarios, pensiones, paro, desahucios, y poder adquisitivo, que a su vez repercute en el consumo y más desempleo. Los 17 Reino Faifas de las Autonomías se han sobredimensionado, muchos ayuntamiento se han endeudado por encima de sus ingresos.

No obstante, ante el abuso del poder financiero mundial, de la pérdida de nuestro estado de bienestar, tenemos derecho a estar indignados y a manifestarnos, porque constantemente hay que protestar (sin violencia) y denunciar no como último recurso, ni como algo imposible, sino como el único camino viable y democrático que nos queda para presionar a los que pueden decidir: a los políticos, para no crean que ésta crisis es como una plaga bíblica mundial porque sí, sin solución posible. Siempre ha habido y habrá ricos y pobres, pero al menos que éstos sean los menos. Las soluciones se buscan cuando se presiona, bien con las huelgas generales o con la manifestaciones ante la pasividad política del sillón, más el cucharón de nuestros sindicatos en los que confiábamos, pero que se han unido al poder. Mientras a Alemania le vaya bien nada cambiará en Europa.

Mensaje para los indignados de la Plaza del Sol: Recibiréis palos, pero con gran dignidad y la cabeza muy alta. Tenéis todo nuestro respeto. Cuando en la Puerta del Sol no hubo palos, no pasaba nada, ahora que la han cerrado la situación se les complica y es el buen camino ha empezado. Las autoridades de orden público quisieran daros un punto de reunión, tranquilo y que no molestéis a los comerciantes ni a los usuarios del Medro. Si no molestáis no existís, y vuelve el silencio informativo de radios, televisiones, prensa, Internet, etc., vuestro grandes aliado. No hay mejor Altavoz del Frente que la Plaza del Sol, para que os oigan en toda España, en Bruselas, en Berlín, en Nueva York, en el mundo.


CLAVES:
Prima de riesgo
Banco Central Europeo
Puerta del Sol y Congreso
Madrid
Bruselas
Alemania
Autonomía
Cataluña debe gasta la cejas
José Luis Sampedro
Stéohane Heseel
irritado
exasperado
enfurecido
cabreado
Desordenes en Londres

versión en HTM