ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 27 de julio de 2017

Taxis= a 1 VTC X 30 T. Conflicto y huelgas








El conflicto entre los taxistas y los VTC (Uber y Cabify) se llama 1 x 30

El conflicto entre los taxistas y los VTC (Uber y Cabify) se llama 1 x 30

No me extraña que el sector del taxi  esté cabreado y en armas de huelgas y muestren una pancarta que parece una fórmula matemática: 1 VTC X 30 T.  La solución a esta fórmula algebraica os la doy seguidamente:

ANTECEDENTES
 Anterior a 2015 los taxistas necesitaban el  permiso de conducción de la clase BTP que actualmente se ha suprimido para adaptarse a las categorías  existentes en el Permiso Único Europeo de Conducción, común en los 28 estados de la Unión. El BTP era exigido para conducir taxis, ambulancias y otros vehículos de emergencia y escolares. Ahora se ha suprimido por el nuevo Real Decreto 1055/2015, de 20 de noviembre, por el que se modificaba el Reglamento General de Conductores  del Real Decreto 818/2009, de 8 de mayo.
La supresión del permiso de la clase BTP, dio origen que cualquier conductor (con pocos requisitos) pudiera ejercer servicio público de viajeros tan solo con el permiso de la clase B. Lo cual es en cierta manera, increíble y discordante porque la UE siempre ha querido liberalizar el sector del servicio público de viajeros con conductor. Y este es el origen de que hayan surgido empresas  de VTC (transporte de vehículos con conductor, como Uber y Cabify). Los vehículos de VTC estaban ya regulados por la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT)  por el Real Decreto 1211/1990, de 28 de septiembre entre ellos el artículo 183.3 y el cupo o ratio de 1 X 30, que preceptúa lo de una licencia de VTC por 30 de taxistas (el R.D 1055/2015 mantiene este porcentaje), y dice así:
-3. En ejecución de lo que se dispone en el artículo 48.2 de la LOTT, cuando la oferta de transporte público de viajeros en vehículos de turismo se encuentre sujeta a limitaciones cuantitativas en una comunidad autónoma o en alguno de los municipios que la integran, el órgano competente podrá denegar el otorgamiento de nuevas autorizaciones de arrendamiento de vehículos con conductor a fin de mantener el adecuado equilibrio entre la oferta de ambas modalidades de transporte en su territorio.
-Se entenderá en todo caso que se produce una situación de desequilibrio, y en consecuencia procederá denegar el otorgamiento de nuevas autorizaciones de arrendamiento de vehículos con conductor, cuando la relación entre el número de las existentes en el territorio de la comunidad autónoma en que pretendan domiciliarse y el de las de transporte público de viajeros en vehículos de turismo domiciliadas en ese mismo territorio sea superior a una de aquéllas por cada treinta de éstas.
Pero el 3º punto de este apartado 3 (art.183), también dice:
-No obstante, aquellas comunidades autónomas [Valencia las tiene] que, por delegación del Estado, hubieran asumido competencias en materia de autorizaciones de arrendamiento de vehículos con conductor, podrán modificar la regla de proporcionalidad señalada en el párrafo anterior, siempre que la que apliquen sea menos restrictiva que esa.
Una ley devastadora para el taxi es la denominada como Ley Ómnibus de 25/2009, de 22 de diciembre, BOE» núm. 308  sobre la modificación de 48 leyes para su adaptación al libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, que modificó entre otras leyes, la Ley 16/1987, de 30 de julio, de Ordenación de los Transportes Terrestres. Para adecuar el Derecho español a la Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior; por ello la Ley 25/2009, modificó 48 leyes en 48 artículos, agrupados en seis Títulos.
¿Qué ha sucedió?, pues  que hubo un gran vació legal con esta Ley Ómnibus, y que ante los muchos recursos judiciales, los jueces concedieron licencias VTC, sin  respetar este porcentaje de  1 VTC x 30 taxis, que ya estaba legislado, como he dicho, desde 1990 (LOTT).  Las concedieron por la Ley de Ómnibus 25/2009, del gobierno socialista que dejaba entonces (entre 2009 a 2013) un vacío legal en el sector del taxi y los colegios profesionales. El número de licencias de alquiler de coche con conductor (VTC)  que existen en la Comunidad Valenciana ya triplica el número marcado por la ley vigente. Así, debería haber 147, pero en la actualidad ya están en funcionamiento 216 a las que se sumarán 234 próximamente, que están aprobadas pero pendientes de entrega de la documentación requerida o de ejecución de sentencias judiciales favorables. Con esto, la cifra total será de 450 licencias, lo que triplicaría el máximo de 147, según datos de la Consellería de Obras Públicas y Transportes.
 Las llamadas VTC, que en Alicante llegan a las 200, según estiman desde la asociación Radio-TeleTaxi, de las 5.890 en todo el territorio nacional, habiendo 67.089 licencia de taxis en España. Por ello se ha producido una “burbuja” de vehículos VTC (Uber y  Maxi Molity Spain (que es Cabyfi). Lo curioso es que Uber no tiene ni un solo coche en propiedad, todos son subrogados de conductores autónomos, sin antecedentes penales, con un coche negro de alta gama, y con el permiso de conducir de la clase B. Las empresas VTC  pagan una licencia que sale actualmente por unos 35.000 euros, según Carles Lloret, muy por debajo de la de un taxis, cuyo importe dependerá de los municipios en que ejerza su labor. Esto no quiere decir que los VTC sean ilegales, sino que exceden de los cupos o ratio que estableció la Ley 1055/2015.
Hace un mes Fomento, comunidades y ayuntamientos convinieron en analizar la posibilidad de dar más subvenciones al taxi, que estarían destinadas a la renovación de sus vehículos y a la promoción de plataformas digitales de solicitud de servicio por Internet. Además, el Ministerio conminó a las administraciones autonómicas y locales a "reforzar las inspecciones y los controles" a ambos sectores, algo que considera "esencial", una "absoluta necesidad". Aunque desconozco cómo van estas negociaciones.

CONCLUSIÓN
El sector del taxi tiene derecho a reivindicar que se cumpla la ley vigente de los cupos o ratio de licencias VTC del 1 X 30, y luchar contra la competencia desleal y el libre mercado. Porque, si este sector no se controla, se puede crear una “burbuja” más embarazosa de la ya existente, y creará una grave crisis y acabarían con el taxi. Y por otra parte, los conductores de VTC son empleados subrogados de Uber y Cabify, y no controlan el negocio, por lo tanto no son culpables de nada. La solución del conflicto entre el taxi y las VTC pasa por una mesa de negociación entre  el Ministerio de Fomento, el Consell y los Ayuntamientos. En Valencia, la Consellería competente es la de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio. Porque partiendo del lema de que la unión hace la fuerza, también se pueden conseguir, al menos, contrapartidas o subvenciones.


Ramón Fernández Palmeral
Alicante, 28 de julio de 2017