ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

domingo, 16 de julio de 2017

¿Momentos religiosos y cruces franquistas?

Cruz de todos los Caídos en Alicante







Por Ramón Fernández Palmeral

¿Monumentos religiosos o cruces franquistas?


La Cruz de Todos los Caídos de Alicante

Estos días del caluroso mes de julio tenemos en la prensa alicantina la polémica de las llamadas cruces franquistas por parte del tripartido de izquierda del Ayuntamiento de Alicante (PSOE, Guanyar Alcant y Compromís) y anticlerical que, no saben muy bien qué hacer la cruz con doble arbotante situada en la mediana de la Avenida de Federico Soto, y que desde 1987 es la “Cruz de Todos los Caídos” por voluntad del alcalde socialista y democrático José Luis Lassaletta Cano. Me surgen las preguntas de si ¿ la cruz es un monumento religioso o es una cruz franquista digna de odio o destrucción?
Y también actuar nuestro Ayuntamiento sobre el monumento de Aguamarga en terrenos de la Ciudad de la Luz por las víctimas de la Vega Baja, obra del escultor Daniel Bañuls. Parece que Urbanismo le quiere quitar  la Protección en el Catálogo del Patrimonio, para poderla trasladar al cementerio de Nuestra Señora del Remedio en 2019 (coincidiendo con los 80 años del fin de la guerra). Si se ubicara en el cementerio podría suceder como pasa en el cementerio de Muro de Alcoy, que algunos vecinos de izquierda se sienten dolidos y ofendidos por tener allí junto a sus familiares fallecidos, una cruz franquista de los caídos. Jamás se podrá contentar a todos.

Por el portal de “Alicante Vivo” sabemos que la “Cruz de Todos los Caídos”, tras varios presupuestos contó en 1940, 19.500 pesetas, que pagó el Ayuntamiento (parece ser que por suscripción popular), siendo alcalde Ambrosio Luciáñez Riesgo. Monumento que fue obra el arquitecto Manuel López González con la colaboración del alcoyano Miguel Abad Miró (que fue preso republicano en el Reformatorio de Adultos de Alicante coincidiendo en el tiempo con el poeta Miguel Hernández). Miguel Miró fue sobrino de Gabriel Miró y de Lorenzo Casanova.

Dicho esto, podríamos decir que la “Cruz de Todos los Caídos” tiene un valor artístico, por la importancia de sus autores, y que la Ley de Memoria Histórica (LMH) 52/2007, 26 de diciembre, no le afecta, porque ésta  Ley dice en su apartado 2º del artículo 15 de Símbolos y monumentos públicos, lo siguiente: “Lo previsto en el apartado anterior no será de aplicación cuando las menciones sean de estricto recuerdo privado [¿se puede entender como en catedrales e iglesias?], sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley.”

Desde el 6 de marzo de 1987 esta cruz alicantina no es monumento franquista, porque como he comentado anteriormente, por  voluntad de un pleno democrático del Ayuntamiento en 1987 le quitó primitiva lápida de “Caídos por Dios y por España” por la  que tiene actualmente que dice: “1936 1949. A todos los hombres y mujeres que murieron en defensa de sus ideas”. Por lo tanto se debe respetar aquel acuerdo democrático de 1987. No le pudiera ser ilegítimo es en sí la placa y símbolos y no la cruz. Desconozco si ha oído a los vecinos de las viviendas colindantes que, desde hace 77 años (abuelos, hijos y nietos la están observando desde sus ventanas). Además esta cruz es  propiedad del Patrimonio Nacional, por lo que se debe hacer un estudio jurídico previo para no caer el Ayuntamiento en una demanda judicial.

En el año 2002 con motivo del desplazamiento del pedestal de Eleuterio Maisonnave (masón, y alcalde republicano de Alicante durante la I República) fue desplazado a su actual ubicación, fue cuando quitaron las traviesas de ferrocarril del jardín, y quedó como actualmente está, durante el mandado de Luis Díaz Alperi del PP.

Pero evidentemente, los cinco concejales de Guanyar de Alacant que  pertenecen a  Esquerra Unida (EU), es decir de Izquierda Unida, derivados del antiguo partido comunista del PCE,  no están por la labor de respetar el  acuerdo de 1987. Por ello no nos debe extrañar nada sus actuaciones en pro de sus consignas políticas radicales. Ahora EU quiere recuperar el protagonismo que Guanyar le está quitado desde 2015 de últimas elecciones municipales, donde EU se presentó con el antifaz de Guanyar Alcant.

A las cruces se le pueden quitar los símbolos falangistas del yugo y las flechas, o los vítor, o nombres de los fallecidos, pero no la cruz que no tiene culpa de hacer sido utilizada por el nacional-catolicismo por su masiva propaganda de posguerra.

 La Ley de Memoria Histórica

Todo depende de la voluntad del color político del que gobierna, porque la Ley (LMH) se promulgó hace 10 años, y durante esta década, en unos municipios la cumplen y otros no, por lo que  parece que no es de preceptivo cumplimiento. Cuando llegan los de izquierdas a los consistorios se aferran a que tienen que cumplir obligatoriamente la Ley (LMH). Hace unos meses el Ayuntamiento de coalición de izquierdas de Callosa de Segura (PSOE, IU y Somos Callosa), que habían votado en pleno para retirar la cruz franquista que tienen  junto a la iglesia, estuvo a punto de haber grave conflicto de orden público porque grupo de callosinos que se manifestaron en contra de su traslado, porque la consideran un símbolo religioso, que además está en una plaza, cuyo terreno, es propiedad privada de la iglesia del pueblo, como dijo párroco de Callosa. Entiendo que los ayuntamientos solamente pueden actuar en espacios públicos y no en propiedades privadas

La memoria histórica  de la Guerra Civil se debe preservar (por los dos bandos) como testimonio de unos hechos pasados erróneos que no se deben volver a repetir. La mal llamada Ley de Memoria Historia,  equivocó el nombre porque esta ley se promulgó por la Cortes durante el gobierno socialista de Luis Rodríguez Zapatero para condenar solamente al franquismo como recoge el apartado cuarto de la “Exposición de motivos” que dice literalmente: “La presente Ley asume esta Declaración así como la condena del franquismo contenida en el Informe de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa firmado en París el 17 de marzo de 2006 en el que se denunciaron las graves violaciones de Derechos Humanos cometidos en España entre los años 1939 y 1975”. Además este organismo europeo5, en el que están representados 43 países, incluida Rusia, insta además al Gobierno español a erigir monumentos en memoria a las víctimas del franquismo. Una ley hecha a la medida del Grupo Socialista representando a España. Porque la Asamblea Permanente de Consejo de Europa estaba presidida por Luis María de Puig que pertenecía al Partido Socialista de Cataluña (PSC). En la vigente Ley de Memoria Histórica, los republicanos, que también hicieron de las suyas, solo hay que mirar los datos (quema del patrimonio religioso en mayo de 1931, Paracuellos, bombardeos republicanos etc.) no son condenados, por lo que, evidentemente, la pretendida reconciliación y concordia constitucional no es posible, por ahora.


  El Valle de los Caídos en el Escorial

   Bien, dicho esto, y como el problema del Valle de los Caídos en el Escorial, tanto político y religioso, por ser un cementerio, iba a ser enorme, y además no se puede retirar esta gigante cruz de 150 metros de alto, ni la Basílica de la Santa Cruz, el legislador la indultó según el art. 16 que dice:
    1.- El Valle de los Caídos se regirá estrictamente por las normas aplicables con carácter general a los lugares de culto y a los cementerios públicos.
    2.-En ningún lugar del recinto podrán llevarse a cabo actos de naturaleza política ni exaltadores de la Guerra Civil, de sus protagonistas, o del franquismo.

   En 2006 el Consejo de Europa instó a España a crear una exposición permanente en el Valle de los Caídos para recordar que lo construyeron presos republicanos, que todavía no se ha creado.
    En mayo de 2017 el Parlamento pidió al Gobierno del PP exhumar los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos y "revitalizar" la ley de Memoria Histórica con una proposición no de ley.  Que yo sepa, hasta la fecha, no se han retirado lo restos mortales de Franco ni lo de José Antonio.
  
  
El símbolo de la cruz

En el tema de la Memoria Histórica, ¿Qué prevalece el monumento a la cruz de Cristo, o el símbolo de la cruz franquista? En la cristiandad, la cruz representa la victoria de Cristo sobre la muerte y el pecado, ya que según sus creencias gracias a la cruz Él venció a la muerte en sí misma y rescató a la humanidad de la condenación.
La señal de la cruz ya era una práctica común de los cristianos en tiempos de san Agustín (siglo V), de los ortodoxos y de los coptos.
La cruz es el símbolo radical, primordial para los cristianos: uno de los pocos símbolos universales, comunes a todas las confesiones. La libertad religiosa implica respetar a aquellos que no son creyentes o de otras religiones. Aunque en cuestiones de teología, casi siempre prevalece el dogma laicista sobre el religioso o de conciencia.
¿Es la cruz de Cristo un símbolo franquista? Comprable al yugo y la flechas de la Falange, o los vítores sobre el nombre de José Antonio en las fachadas que  todas la iglesias. Pienso que son símbolos distintos. Pero es que las fachadas de las iglesias o catedrales no son propiedad de los ayuntamientos.


La destrucción ilegal de cruz de la Larrabetzu

   El derribo ilegal de la cruz franquista del pueblo vizcaíno de Larrabetzu (Vizcaya), se cobró, al caer cuatro heridos, el más grave sufrió rotura de tibia y peroné en ambas piernas. ¿No sería esto acaso una señal de Cristo?  Su derribo, llevado por un odio bolchevique, se había aprobado el pasado 26 de abril con los votos de EH Bildu y el PNV y la noticia fue celebrada por una parte de algunos vecinos ateos que fueron a ver con gozo cómo caía.  
     Afirmo lo del “derribo ilegal”, porque lo que dice la Ley es que se retiren (trasladar),  no que se destruyan o derriben. Estos vascos intransigentes con la historia, me recodaron a los talibanes que explosionaron los budas de Bāmiyān, de 55 y 37 metros de altura en el año 2001, después de sobrevivir casi intactas durante 1.500 años, el gobierno fundamentalista islamista talibán decidió que estas estatuas eran ídolos y por tanto contrarias al Corán, ordenando así su destrucción. La cruz de Larrabetzu se trató como un ídolo franquista, y no se vio más.



Conclusiones

Expuesto los antecedentes y argumentos antes comentados, opino que es muy difícil contentar a todos en este asunto de símbolos franquistas y a la vez religiosos, y que las autoridades locales sabrán hacer lo que la razón impone y no las emociones trasnochadas que imperan. ¿A lo mejor habría que hacer un referéndum local?


Alicante, 16 de Julio, Virgen del Carmen Alicante