ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 26 de julio de 2017

Los forenses informático

Ni quemando el ordenador podrás burlar a los agentes del CSI tecnológico

Los peritos informáticos forenses pueden recuperar datos borrados en discos duros y otros dispositivos, por dañados que estén. Dos de ellos nos muestran cómo trabajan

No somos conscientes de toda la información que puede proporcionar de nosotros mismos nuestro teléfono móvil, y mucho menos de lo sencillo que puede ser acceder a ella. Los peritos informáticos forenses se dedican a analizar todo tipo de dispositivos que almacenen datos (smartphones, tabletas, discos duros de ordenadores, tarjetas de memoria, chips...) buscando pruebas y evidencias de la comisión de delitos. Son el CSI de la tecnología, capaces de acceder a casi cualquier aparato y recuperar información como textos, fotos o vídeos. Incluso aunque hayan sido borrados previamente. Sus peritajes se utilizan en juicios relacionados con el ciberacoso a través de redes sociales o aplicaciones de mensajería, en casos de espionaje industrial o por un mal uso de herramientas informáticas por parte de trabajadores. Son los únicos que pueden acreditar en un juicio que el inculpado o inculpada ha intentado delinquir utilizando herramientas tecnológicas.
No sin cierto recelo, dejamos un móvil en manos de Igor Silva y María Ruiz Ubieta, peritos informáticos forenses y responsables de la empresa Akirutek. De un maletín sacan algo parecido a una tableta, un dispositivo con pantalla táctil pero bastante más grueso. Es la Cellebrite UFED Touch 2, un dispositivo fabricado en Israel que forma parte de las herramientas de trabajo de las principales policías de todo el mundo. Esta empresa israelí fue la que consiguió acceder al iPhone del terrorista de San Bernardino tras cometer un atentado en diciembre de 2015 en esa localidad de Estados Unidos. El FBI pagó a Cellebrite cerca de un millón de dólares por ese trabajo.
Más recientemente, el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil también pasó por caja para recuperar los datos del iPhone 6 de Diana Quer, la joven desaparecida en agosto de 2016 en A Pobra Do Caramiñal, en A Coruña. En este caso, se da la circunstancia de que el teléfono tenía golpes y fue localizado tras permanecer cerca de dos meses en el agua. Una vez más, Cellebrite obró el milagro y consiguió recuperar mucha información que aún se está analizando.
El dispositivo Cellebrite y un estuche con múltiples cables de conexión son las herramientas básicas de los forenses informáticos.