ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 12 de marzo de 2016

Gobierno en funciones. Rajoy.

Un gobierno en funciones es una especie de esfera que rueda por sí sola por un plano inclinado, sin tropiezos ni dificultades. Por ello se sienten cómodos en su situación y no le importa mantener este estatus indefinidamente. Quienes están nerviosos, incómodos y se derriten como azucarillos son los otros, PSOE, IU, Compromis o Podemos que al no poder cumplir el oro y el moro que prometieron se desmoronan como un castillo de naipes, por su base por su propio impulso. Divididos ahora entre pablista y errejonistas. Es normal y lógico que así sea por su falta de solidez, es un partido que ha subido en coaliciones como la espuma, y como la espuma se deshace. Esto a mí, particularmente no me gusta, hubiera sido ideal que gobernara como la "Adacolorada", en Barcelona o el Cicki en Cariz, o Compromiso en Valencia, para saber que los perros no se pueden atar con longanizas ni populismos. Además es sabido que todo poder corrompe. Así, si se les diera la opotunida de gobernar se les vería las patas de lobo debajo de sus lanas de cordero. Nadie es incorruptible ante el diablo del dinero.

La llamada izquierda de los 4  o g.obierno a la valenciana,están muy nerviosos y exigen, quieren que Mariano Rajoy mueve ficha, que sea él quien llame por teléfono a ellos, pero quien está en funciones no tiene ninguna prisa, tiene agua y alimentos en su castillo para aguantar el asedio, estar en funciones, la misma palabra lo dice: funcionar. Cuanto más tiempo aguante Rajoy en su posición o citada de ajedrez previa al mate, antes se desmoronaran los otros. Quien aguanta gana.
Pedro Sánchez no podrá aguartar mucho ante las presiones de su partido, ademas drl fracaso de la investidura, y los demás se desmorona solito, sin empujarle.

Lo de gobernar es un duro oficio, para el que hay que estar preparado, es como una profesión, y todos aquellos que pretendan gobernar por vocación, por dedo digital de las urnas, están condenados a ser vencidos, destrozados y demolidos, porque ser presidente, alcalde o edil, no se requiere carrera diplomática ni universitaria del oficio, por ello el sistema democrático presenta lagunas. Para mandar hay que saber, tener oficio no basta, tener voluntad tampoco. Yo creo que la universidad se debería plantear la creación de una cátedra para cargos público o buen gobierno. No basta ser Sancho en la ínsula de Barataria, hay que estar diplomado para ser alcaldes o presidentes. Nosotros el pueblo exigimos que quienes nos gobiernen y administren estén preparados, no con una carrera general, sino especifica en mando y buen gobierno. No puede ser que nos manden los más jóvenes y atractivos, ni los Jesucristos, sino los mejores. Porque eso de decir quiero probar a gobernaros como un gurú de la política no es suficiente. Luego vendrán la chirigotas del pueblo.

Ramón Palmeral
El País. El Mundo. ABC. El Correo. La Vanguardia.