ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

domingo, 21 de febrero de 2016

Carta a Ada Colau: alcaldesa de Barcelona.




Carta a Ada Colau:  alcaldesa de Barcelona.

Versión htm

Yo la consideraba una persona inteligente (que no quiere decir culta) y líder por naturaleza. Me era simpática cuando aparecía defendiendo los desahucios, y a los okupas, y a la gente más desfavorecida. Sin embargo, ahora con la mofa sacrílega al “Padre Nuestro”, en los premios Ciudad de Barcelona, para mí ha perdido todo su encanto de lucha por los más necesitados, de una Barcelona desindustrializada que no sabe muy bien qué camino tomar, si el de Europa con España o el de quedarse ciega mirándose su propio ombligo.

En una democracia, que por eso está usted presidiendo el honorable título de alcaldesa de Barcelona, uno puede ser progresista, comunista, republicano, monárquico, de derechas o de izquierdas, antisistema…, lo que quiera, pero lo que no se pode ser es irrespetuoso con las libertad de credo, reconocidos en la Constitución de 1978, mientras esté en vigor. Y menos un cargo público. Es loable y necesario luchar por la igualdad social y de clases, pero dentro de los límites de la democracia y el estado de Derecho.

Al ofender, de esta manera grosera a los cristianos demuestra usted una ignorancia total de la Historia, de los Evangelios y de los principios fundamentales de los Derechos Humanos. No ya de teologías que por lo que se ve en su currículum de Wikipedia, usted estudió Filosofía en la Universidad de Barcelona, pues me da la razón, la Filosofía es el estudio del conocimiento, que parece ha olvidado. Y es una de las reglas fundamentales de la filosofía: la tolerancia y el respeto por las ideas ajenas, en políticas o religiosas.

Es evidente que usted no se arrepiente de haber ofendido a los cristianos barceloneses, catalanes, españoles y de todo el mundo. Y no es que se merezca un anatema, es que se merece darle de lado, y desde luego su estampa de mujer luchadora ha perdido para mí muchos puntos, o mejor decir, todos los puntos. Pues ya no la quiero ni ver en la televisión. Ni se haga una foto en la catedral de la Sagrada Familia de Gaudí en Barcelona.

Le voy a hacer un apunte histórico, mantener la fe cristiana ha costado mucha sangre en mártires y en no mártires. La quema de conventos e iglesias en mayo de 1931 en la II República, le constó el poder, y acabar como el rosario de la Aurora, totalmente destruida por los errores de Aniceto Alcalá Zamora y de Manuel Azaña.
 Por mantener una idea religiosa como la Transubtanciación (cosa de la que usted no tiene ni idea) se derramó mucha sangre en Alemania, en guerra contra los príncipes luteranos. Guerras de siglos el Emperador Calos V, su hijo Felipe II, y su nieto Felipe III y el IV.

¿Qué es la transubstanciación?

Los católicos creen firmemente en la transubstanciación es: "La consagración durante la Eucaristía (Misa) de la transformación del pan y del vino en Cuerpo de Cristo”. Que proviene de las palabras de la Última Cena: “Este es mi cuerpo... y mi sangre" "Tomad y comed, esto es mi cuerpo. " ... "Tomad y bebed todos del él, esto es mi sangre". Palabras de Jesucristo que repite el sacerdote católico en la Misa y convierte en la sustancia del pan y del vino en cuerpo de Cristo. Por el contrario los luteranos y protestantes, no cree en la transubstanciación, sino en la consubstanciación.

Esta situación de enfrentamiento de Ada Colau contra los cristianos y católicos, tendrá sus consecuencias en las urnas, porque lo que no se puede es atentar contra la esperanza de la resurrección. Y no olvide que entre la clase obrera, trabajadora y desahuciados de viviendas hay muchos cristianos a lo que ha ofendido gravemente. No les robe usted la fe en Cristo. Este asunto tendrá sus consecuencias como el tema de Rita Maestre del Ayuntamiento de Madrid que tampoco sabe qué es la transubstanciación.

Los critianso la perdonarán pero no la votarán.
la cabra siempre tira al monte.

Ramón Fernández Palmera. Escritor, poeta y pintor