ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

sábado, 23 de enero de 2016

Si no votas, ética y moralmente, no tienes derecho a opinar sobre política.





        En las elecciones del 20 D de 2015, hubo muchos ciudadnos cómodos que no fueron a votar. Ahora hablan y comentan sobre política actual de la crisis de España. Constitucionalmente,  es un derecho el de expresión, pero entiendo que no es ético ni moral opinar del tema cuando no ha ejercito como ciudadano. Porque votar, sin ser obligatorio en España, es un comportamiento cívico que nos implica a todos, porque después si manda unos y otros, debe ser con el consenso de todos.
   Mucho lucharon nuestros antepasados para tener derecho al sufragio universal, y ahora cuando lo tenemos, muchos "pijos" ni se moletan en ir a  votar. Aunque votes en blanco o nulo, pero hay que participar, lo contrario es la anarquía cívica, que es a lo que vamos a llegar. Y esta actitud solamente favorece a los radicales no pierden ni un voto.

 Definición de ética:

 Conjunto de costumbres y normas que dirigen o valoran el comportamiento humano en una comunidad. Esto implica votar.

   La ética es la rama de la filosofía que estudia la bondad o la maldad de los comportamientos. Tiene como centro de atención las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada. El estudio de la ética se remonta a los orígenes mismos de la filosofía en la Antigua Grecia, y su desarrollo histórico ha sido amplio y variado.

  La ética estudia qué es lo moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y cómo se ha de aplicar posteriormente a nivel individual y a nivel social. En la vida cotidiana constituye una reflexión sobre el hecho moral, busca las razones que justifican la adopción de un sistema moral u otro.

   Una doctrina ética elabora y verifica afirmaciones o juicios determinados. Una sentencia ética, juicio moral o declaración normativa es una afirmación que contendrá términos tales como “bueno”, “malo”, “correcto”, “incorrecto”, “obligatorio”, “permitido”, etc., referidos a una acción, a una decisión o incluso contendrá a las intenciones de quien actúa o decide algo. Cuando se emplean sentencias éticas se está valorando moralmente a personas, situaciones, o acciones. Se establecen juicios morales cuando, por ejemplo, se dice: “Ese hombre es malo”, “no se debe matar”, etc. En estas declaraciones aparecen los términos “malo”, “no se debe”, etc., que implican valoraciones de tipo moral.