ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 27 de mayo de 2015

Perpetuarse en el poder


Los partidos tradicionales, llamados salva-patrias, se consideran los verdaderos y legítimos gobernantes de España, en lo que conocemos como el bipartidismo del PP y del PSOE, es decir la alternancia política con aquellos liberales y conservadores de los siglos pasados. Pero entramos en una nueva época en que el ciudadano mejor informado que nunca, y con acceso a las nuevas tecnologías, jóvenes preocupados por su futuro profesional, laborar y de bienestar, buscan alternativas de las trasnochadas ideas de la vieja política, que no saben hacerlo de otra manera hasta llevarnos a una época de crisis, paro, pérdida de derechos públicos, Sanidad y corrupción política hasta límites intolerables.
Por ello, los ciudadanos, verdaderos propietarios de la soberanía, ha decidido cortar por lo sano, y hacer lo qaue no puede hacer las Justicia en los Tribunales: inmediates y cortar por lo sano
Es indudable que los grandes pesos pesados de la política deseen perpetuarse en el poder, pero esto ni es democrático, ni es sano, ni es lógico ni racional. El PP ha perdido su poder por culpa de aquellos brutales medidas económicas, la quita de la paga de Navidad a las funcionarios (que no se lo han perdonado), la crisis, el paro, no ha oposiciones para la Educación y no hay salida para la juventud, Bárcenas, Francisco Camps, Rita Berberá, Cotino, Alperi, Sonia Castedo…

El compromiso de un partido político es perpetuarse en el poder porque arrastra tras de sí una seria de compromisos y programas. Pero cuando sucede el caso de Alberto Fabra, que vivía dentro de una urna, un tío seco, burócrata y sin contacto directo con el ciudadano, más tiempo en Madrid que en la Comunidad de Valencia, ese distanciamiento le pasó factura, hasta caer del pedestal de la prepotencia.

Y como la sociedad sí cambia, con mayor velocidad que el cambio político, por ello busca nuevo políticos con nuevas fórmulas y propuestas como Podemos, Ciudadanos, Compromís y otros locales, más cercanos a los problemas cotidianos.

Perpetuarse en el poder equivale a disctadura.