ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

lunes, 11 de mayo de 2015

Elecciones municipales y época de fotografías. 24 de mayo 2015




    Las elecciones municipales son esa época de fotografías, televisión y noticias de prensa y carteles en plazas públicas. La época en que los politicos se dajan ver y sudan la camiseta, luego si te he visto no me acuerdo. Los candidatos a alcaldes, han de ser elegidos primeros como concejales y por eso van en la cabeza de lista. Quién elige a los candidatos, sencillamente lo partidos políticos, por recomendación de los presidente de partidos provinciales y autonómicos.  No es que ellos se puedan presentar libremente, sino que ha de ser elegidos por ellos. Lo ideal y democrático elemental serían poderlos elegir en listas abiertas, pero eso no es así, porque en España seguimos votando a los alcaldes que no imponen los partidos políticos. Porque los secretarios generales no quieren que el elegido con las urnas luego resulte ser un díscolo ingobernable desde la hilos tirititeros del poder Autonómica o Central.
    Porque estos candidatos elegidos en las urnas han de pasar por una elección entre los votados concejales o regidores/as, para ser nombrados alcaldes, y luego estos han de agradecer su investidura del bastón municipal  a quienes les propusieron. Y luego es cuando vienen a pagar con esos favores que les piden: bien el amigo del amigo o el empresario amigo de otro amigo. Es decir, que el pode real del partido reside en el apoyo de los empresarios que tienen, que son los que engordaran la bolsa de los partidos, hasta sobrepasar la financiación ilegal de los partidos u otros chanchullos.
    Al final de todo este cuento, el alcalde o edil será el cabeza de turco que pagará con su persona, los juicios de las cárceles, porque al gran Jefe, al “number one” no se le va a pillar, y si se le pillará será indultado, o con un juicio popular apañado, o con leyes retroactivas que puedan enmendar el entuerto. Quien paga será el edil con su dimisión, al verse desbordado por una batería de peticiones, favores y solicitudes que siempre están al borde de la legalidad. Los nuevos alcaldes, elegidos democraticamente se dejarán las chanclas, los bañadores y hasta el reloj de diamantes en el yate de los poderosos constructores.
   En fin que Dios los pilles confesados, porque esto de ir a las elecciones municipales, tal como está le patio, casi es mejor quedarse en casa, porque al fin y al cabo podemos intuir que todo va a seguir igual y cada cual hará lo que pueda si es que le dejan, y no le ponen zancadillas o traviesas aceradas de vías férreas de la incomprensión.
   Y es aquí que el día domingo 24 de mayo los alcaldables esperan una masiva llenada de urnas con votos, pero hemos de pensar que es una responsabilidad votar a alguien que nos puede saquear, como vota al que no saqueó o “enchaquetó”  en una deuda municipal que llegará a generaciones. También es un riesgo votar a un bolchevique o menchevique salvador de Patrias. Votar a alguien que tiene que demostrar lo que vale su honradez, es un cheque en blanco, que es, lo que es el voto, un cheque en blanco de confianza.  

Ramón Fernández Palmeral
De mi diario del día 11 de mayo 2015