ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

viernes, 27 de febrero de 2015

ME DEBES UN BESO de ROBERTO MIRA. ROBERTO MIRA REINVENTA EL SAINETE , por Fernando Ortisso




ME DEBES UN BESO de ROBERTO MIRA.
ROBERTO MIRA REINVENTA EL SAINETE 

    Dicen que Eurípides inventó la tragedia. Y aún no la han mejorado. Dicen que se la inspiraban
personajes del pueblo, ilotas, que él reencarnaba en héroes y semidioses… Cuentan que Lope
extraía sus protagonistas de los mercados, mestas, ferias, posadas, mesones y burdeles… Y que
gran parte de los argumentos de su desmesurada obra (“Mil y quinientas he escrito….¡bien
es,que perdón merezca!”), se la contó gente del pueblo llano,enraizada,trasunto de la
leyenda, del refranero, de la tradición…. LA CULTURA no es que “haya nacido en el pueblo”… es
que “está,vive,reside en él”… y a èl le pertenece. Y por eso, cuando nuestro adalid del Siglo de
Oro estrenaba sus representaciones ,muchas después de haber pasado la noche anterior en
vela escribiéndolas, el pueblo, “se reconocia en ellas,las hacía suyas”… Las jaleaba y las
reivindicaba.  Y, al caer el telón, no pocas veces se abalanzaba sobre el escenario y hurtaba el
libreto original… Como su trofeo…Y también por eso, la mayoría de los textos se han perdido…
Se ha escrito que Arniches patentó el sainete…. Yo me iría algo más atrás…apenas unos dosmil
años…y se la apuntaría a Apuleyo,como la comedia en puridad se la atribuyo a Aristófanes. “El
Asno de Oro,Petronio y su Satiricón... La Pace… Las Moscas….”. ¡Qué griegos aquellos ¡luego
vinieron otros e hicieron lo que pudieron.O ,vale,aportaron bastante ingenio a este denostado
injustamente infravalorado y mal llamado género “menor” o subgénero del teatro: Mesonero
Romanos y Estébanez Calderón lo vistieron de castizo; los hermanos Quintero le infundieron
costumbrismo e ironía; y Valle-Inclán lo elevò a esperpéntico… 

    A diferencia de los tres grandes linajes teatrales mayores-tragedia,drama y comedia-que son
universales,los tres subgéneros, como digo,tildados despectivamente de menores ,el sainete,el
entremés y el auto sacramental…. son localistas…Y miren por donde…resulta que ,los tres,como
la zarzuela lo es a la ópera….son paradigmática y genuinamente ¡españoles!... Y mi chauvinismo
confeso se regocija con que nuestro autor de hoy se haya prestado,conscientemente o no,
con sus buenos oficio,ingenio y pluma, a reivindicar y homenajear a este “hermano pobre” de
nuestras letras… Porque al Auto Sacramental ya lo bendijo La Iglesia medieval…o ,¿Quién si no
,asiló al Misteri de la Mare de Deu?…Tirso y Calderón lo redimieron…A los entremeses tal vez
los haya salvado La Gastronomia. Pero y del sainete..¿quièn se ha ocupado del
sainete?...Einstein ironizaba :”La especie humana no es muy de fiar….pero ES…”. Yo no sé si el
sainete es un buen género…o es peor qe los otros… pero ES…y es muy nuestro…Y en el que
uno, se identifica,  y se siente cómodo como en casa…porque el sainete…es el “batín y las
pantuflas” del teatro… Y reitero mi aplauso a Roberto Mira por jalonar su fértil carrera
dramática de una veintena de títulos ,como autor director e intérprete ,para inscursionar
comprometidamente en el gènero,en su última obra, ME DEBES UN BESO,estrenada reciente
y casi simultáneamente en las Casas de Cultura de San Juan de Alicantey Muchamielcon su
MIRA-NOS TEATRO.Y lo hace,manteniendo la fidelidad a su capacidad creativa,desalienada y
desalineada,inconformista e inconvencional ,de una manera original:reinventando el sainete
.Y ,como patentara Fernando de Rojas la tragicomedia de Calixto y Melibea…,a través de su
Ginés y Elodia,Roberto la alea por hibridación para llevarla casi a los confines del
drama,respetando el formato en un solo acto,la duración,y los elementos formal-
tradicionales del sainete.No en balde el autor,la califica de tragicomedia. Al modo de decir
cervantino…"los que asemejábanse gigantes ….eran sòlo molinos." Y lo que parecía hermosa
doncella…era varón….y rústico “.Bueno pues su “sainete”,amèn de una acertada escena
introductoria “extra omnis”,festiva,lúdica,intimista,familiar que arranca en seguida la hilaridad
del patio de butacas, va derivando sigilosa y paulatinamente a tonos tragicómicos y finalmente
melodranàticos, en perfecta hilación,conforme los protagonistas nos van revelando su cruda
realidad.  Creo que en esta metamorfosis radica la clave de la originalidad de la obra, que logra
producir, partiendo de elementos tan heterogéneos, un resultado teatral convincente y
poliédrico, en el que conviven en congruencia, vetas de la humorada, de la comedia y del
drama. 

    La historia se construye en torno a una madura pareja artística y de hecho, que recorre los
pueblos del país presentando su espectáculo de variedades. Anclados en el tiempo,al modo de
aquéllos còmicos, cupletistas, y teatrillos ambulantes,transeúntes,francotiradores culturales
,nómadas perpetuos,incomprendidos, excluidos, idealistas, excéntricos,magistralmente
retratados en aquella inolvidable cinta de F.Fernán Gómez,”El viaje a ninguna parte”,sufren
una tarde un plante de espectadores. Esta situación insòlita,la de un teatro vacio,traumática,de
desprecio,de soledad,provoca una catarsis de reacciones ìntimas y de comportamiento en los
personajes.Al tiempo que una escalada introspectiva de reflexiones tanto sobre sus propias
existencias,como de una reflexión de sus actitudes y valoraciones frente al entorno socio-
familiar.Enmarcado en un permanente transfondo de diatriba política, endémica en el
repertorio del autor,los protagonistas proyectan su critica màs o menos explícita, o
simplemente se posicionan, frente a los puntos calientes ,a menudo tópicos,del debate social
,ético,religioso, la Iglesia,la crisis económica,los usos y costumbres,la tradición,la gestión
cultural,la represiòn sexual, la educación,la fidelidad conyugal,las relaciones paterno-filiales…el
amor.Planteada casi siempre en tonos irónicos, jocosos,sarcàrticos y humorísticos ,salpicados
de algún que otro gag còmico,como correspondería a los cànones del sainete.Sin embargo en
ningún momento es excesivamente agresiva ni alcanza cotas molestas de mordacidad,acritud
o sátira.Y más bien,trasluce una actitud de mera denuncia,aceptación o resignación…con una
estela de cierto escepticismo y fatalismo. 

    El guión es coloquial,popular, cercano….basado en diálogos de contrapunto,pero efectivos,que pudiera haber firmado Carlos Llopis, y cuya arquitectura se hizo modélica en Mihura y Alfonso Paso.Aunque, en ocasiones resultan algo recurrentes y monorrítmicos.Pero la lúcida novedad introducida por el director, de mantener diálogos con un tercer personaje virtualmente situado en la platea,cercena rotundamente el riesgo de esa monotonía.Por otra parte,la incrustación oportunísima ,en dos momentosestelares de la obra, del bolero que le da título,y que me recordaron las connotaciones
musicales y simetrías con el “AY,Carmela…!” de J.Sanchis Sinisterra,llevada al cine por Carlos
Saura,presta un elegante toque de evocación ,nostalgia e inequívocamente surrealista.
Los personajes,la pareja,están perfectamente retratados en su sentimentalismo, tipicidad y
singularidad.Resultan pretendidamente extravagantes, excéntricos, ilusos y en
ocasiones,grotescos…”idealistas sin causa”….pero que nunca pierden una alta carga de
humanidad,romanticismo y ensoñación.Que les hace “creibles” y conmiserados.Porque a lo
largo de la obra nos recuerdan constantemente “que en la vida, se puede llegar a prescindir de
todo (de su perro muerto, del amor de su hijo desaparecido, de una cama para dormir,de un
bocadillo para cenar…de un concejal para sobrevivir, de un público que aplauda…)….excepto
de LOS SUEÑOS”.Porque el sueño,es ilusión;las ilusiones generan esperanza….y la esperanza, vida…. Y la vida, no es otra cosa que una eterna Sala de Espera…..a la que,a veces nos llega
algo o alguien.” Si encuentro a diez justos…salvarè a esta ciudad”.  Si tuvieran, uno,uno sòlo,un
espectador,harian la representación….Y al fin llega,tienen uno…el Conserje …Y actúan.
Bajo su estrafalario deambular escénico,subyace un estoico análisis de su marginal paralelo
itinerario o “via crucis” existencial ,sintetizado por la retórica pregunta de Elodia ,a la que da
alma una interpretación magistral de ROSA BERNAL :”¿Por qué la vida es tan dura?”.La
respuesta de Ginès,entroncada en el puro tremendismo unamuniano (El sentimiento trágico
de la vida):”Porque nos roba todo lo que tenemos”,impregna ,encubiertamente al inicio y
abiertamente en el tramo final,todo el discurso ideológico y emocional de la obra,en el que los
protagonistas dan rienda suelta a sus confesiones, a sus recónditos sentimientos,a sus intimas
revelaciones…Para terminar por desnudarse psicológicamente y elevar un verdadero y
patético canto por el amor-fusión,el amor simbiótico,…. un emotivo alegato …. por el amor-
hàbito,que ya ha dejado de ser pasional,erótico …para acrisolarse por el tiempo con la
ternura,la tolerancia,la empatía en la adversidad compartida…con la amistad…. Ese amor
sedimentado,el que ya fluye sin estridencias,el que ya està al pairo de la tormenta afectiva,el
que frecuentemente no alcanzamos por omisión, por aquél beso que no supimos dar,el que
“debemos” , del que siempre seremos deudores …. el amor sublimado. 

Fernando Ortisso Alicante,Febrero,2015