ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

viernes, 5 de septiembre de 2014

El efecto bádminton. Carolina Marín Campeona del mundo 2014



   
     
       He visto hoy con tranquilidad, entre pedaladas de Contador y Valverde, la final del partido de bádminton entre Carolina y la china LI número 1 del mundo, que contra todo pronóstico ganó una andaluza de Huelva que se movía como un delfín en tierra, ¡qué agilidad, qué brío, qué potencia, qué demostración de energía, qué resistencia y vigor!      Cuando yo agotado, por fin terminó el partido, yo tenía las lágrimas en los ojos y encogido el pecho, me iba a dar algo y me tomé un té con limón tan caliente que me quemé la punta de la lengua.  Luego en la entrega de  las medallas, Carolina se subió al cajón más alto del número 1, ¡qué vertido Virgen de las Marismas!, y dobló el cuello, ese cuello largo de cisne encelado y le pusieron la de oro como cuando Antoñito el Camborio cortó los limones de oro veniendo a Sevilla con una vara de mimbre a ver los toros. Carolina venía ya con la Bandera Nacional a modo de túnica sagrada de las bailarinas  tartéssicas.  

     Ella lloró con este Himno nuestro, sin letra, y en ese incontenido llanto, lloré yo también, y media Espana decente, al oír el Himno Nacional en medio de las otras banderas como la de China, Japón e India. Menos mal que no ganó una deportista catalana o vasca, porque seguro que nos la juega con las banderitas regionalistas o autonómicas, pero no, Carolina es española de pura cepa como  lo es el puerto de Palos donde un día de 1492 salieron tres calaveras para descubrir el Nuevo Mundo o la tierra del Premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez, donde el burro Platero no comía paja sino florecillas:  “se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas...” Y ese río Tinto que es una vena abierta que se sale de la tierra para tintar el mar con su cobre y su oro que ya tiene envídia del de Carolina.



     La china Li no pudo resistir un trote de más de una hora y perdió la concentración, y es que Carolina tenía en las piernas la pólvora que da el jamón de Jabugo y otros manjares de su tierra como la fresas de Lepe, y los marisco de la marisma que allá cerca de Ayamonte, junto al cansado Guadiana deja sus fuerzas las cigalas entregadas a las nasas del marisquero.  Y es que, de esta misma red de nylon que es con la que Carolina teje de noche y en secreto como Penélope su raqueta de bádminton. 

    Esto sí que se llama hacer MARCA ESPAÑA, hacer las españas, y un Viva por esta nación desposeída de identidad porque con acontecimientos como estos a uno se le sube la sangre hasta los chorros que tienen en sus hocicos los leones de la Alhambra. Que es mucho ganar un mundial de bádmintón en Copenhague, la ciudad de la sirenita que se quedó de bronce esperando a su amor noruego. Y tenía que ser una mujer la que nos diera esta alegría, alegrón de botellón garrafón, este efecto de carambolas mágicas, ese meteorito espacial; lo cual, estas grandezas nos hace más importantes, y encima días después el dragón ese del Banco Central Europeo llamado Draghi o dragaditos, va y nos baja los tipos de interés al 0.50 %, (a los Bancos claro porque aún no ha llegado al bolsillo del ciudadano).

    Pero como un tornillo sin fin esto solamente ha hecho más empezar, porque si hemos entrado en el efecto bádmiton (esa pelota con faldita que corre menos que un perezoso enjaulado) es capaz de coger traidoramente más velocidad que una pelota de golf nueva en el palo de Sergio. Y sobre todo, Virgen Santa, un deporte que no es nuestro, que parece solo para mujeres  de divino talle de  los heminópteros en un panal de diez o doce metros. Entiendo esta victoria es más que un campeonato del mundo deportivo, es un efecto de júbilo y repuntamiento de que España es un país serio y de confianza. Y es que además, la recabose fue cuando Carolina respondió en inglés a la presentadora rubia danesa. Y es que me estoy quedando que alucino con el poder potencial de las nuevas generaciones sucesoras de unos gañanes familia de Indivil y Mandonio. Y allí estaba Carolina mordiendo el oro al estilo Nadal, porque una vez que se muerde el oro es como si se mordiera la eternidad del viático de la catedral de Sevilla. España da un gran paso en los deportes minoritarios, y da esperanzas a unos deportistas en sus proyectos de citorias. Esta Federación de Bádmiton necesita más ingresos.

   Ahora vienen los momentos del aplauso, de saborear la jalea de la gloria y es cuando los políticos se pegan como el superglute a  Carolina, porque el mundo es así, dan medallas, ponen calles y nombres a polideportivos, porque es que ella se lo merece, porque tiene nervios de nylon y piernas de gacelas Thomson en medio de Serengueti (Su nombre se debe a el explorador escocés del siglo XIX llamado Joseph Tomson. A qué viene esta cursilada, porque el té me está haciendo efecto). Aunque ella, la sibila que se escapó del corral del anonimato de Rey Geryon,  ahora tenga que pasar por la prueba de las relaciones públicas. Ahora te queda más trabajo y la Olimpiada de Brasil que esta esperando a la vuelta del calendario de 2015.

Hay que aprovechar este efecto, esta carambola, porque nada dura eternamente.


  PREMIOS Y RECONOCMIENTOS

La ministra de Empleo Fátima Báñez le entrega la Real Orden del Mérito Deportivo en su categoría de bronce.

El presidente de la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo, ha trasladado este martes a Carolina Marín su felicitación y agradecimiento tras proclamarse campeona del mundo de bádminton en la final disputada el pasado domingo en Copenhague (Dinamarca).
Según ha informado la Diputación en una nota de prensa, Caraballo ha asegurado que "ese sacrificio es el que la ha llevado a lo más alto y hacer historia en el bádminton mundial". Asimismo ha señalado que son muchos onubenses que han vivido y disfrutado su victoria, que "constituye un inmenso orgullo para toda la provincia".
EL Presidente Mariano Rajoy se ha dirigido a la deportista a través de un telegrama enviado al presidente de la Federación Española de Bádminton en el que traslada su más "afectuosa" felicitación por el "espectacular" triunfo en el Campeonato celebrado en Copenhague y por convertirse así en una "referencia de deporte español y de la imagen de España en el Mundo".

Carolina ha sido recibida por la Reya doña Letizia en audiencia en la Zarzuela, lo cual evidencia la importancia nacional de esta victoria, y los proyectos que se plantearán en este deporte, por ahora minoritario.

Ramón Fernández Palmeral