ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

viernes, 25 de abril de 2014

Jesús Saorín Premio de Honor en el IX Certamen Nacional Miradas 2014.

NUESTRO COMPAÑERO "SAORIN" PREMIO DE HONOR DEL IX CERTAMEN NACIONAL DE PINTURA "MIRADAS 2014




                       
En el transcurso de un acto brillantísimos en cuanto a organización  y celebración, que se ha celebrado en la SALA MUNICIPAL DE LA LONJA DEL PESCADO, en la mañana  de hoy jueves 24 de abril, se han hecho públicos los premios y premiados en IX CERTAMEN NACIONAL DE PINTURA “MIRADAS 2014” y en el VI CERTAMEN INTERNACIONAL DE PINTURA “MIRADAS DE HISPANOAMÉRICA”, que promueve y otorga la FUNDACIÓN JORGE ALIÓ PARA LA PREVENCIÓN DE LA CEGUERA, y patrocinan  diversas entidades públicas y privadas, con la colaboración otras de igual rango, entre ellas nuestra ASOCIACIÓN DE ARTISTAS ALICANTINOS.
  El Jurado, integrado por diversas personalidades de la cultura y el arte, entre las que figuraba nuestro compañero JORGE CERDÁ GIRONÉS, ha otorgado el PREMIO DE HONOR TRAYECTORIA PROFESIONAL Y ARTÍSTICA , nuestro compañero JESÚS LOZANO “SAORIN”, patrocinado por EL CORTE INGLÉS.
 En dicho acto y al recoger el premio, nuestro compañero “SAORIN”, a dado lectura al escrito que por su interés humano recojo en su integridad, y sin comentario alguno.
Señora Presidenta de la Fundación Jorge Alió (para la prevención de la ceguera), miembros de la Fundación, Autoridades, Señoras y Señores, queridos amigos.
Les ruego disculpen mi falta de experiencia para hablar en público. Sé que hay una palabra que bastaría para lo que tengo que decir hoy aquí, y es, gracias. Pero pensando que no debería ser tan escueto me he permitido redactar este escrito, que paso a leerles. Está orientado básicamente a agradecer con toda humildad el Premio que la Fundación me ha otorgado.
Señora Presidenta, la concesión de este galardón me alegra al tiempo que me honra y me llena de gratitud. Y ésta, es aun más profunda, por la ventura que supone la distinción.
Es verdad que todas las personas, y si cabe con mayor razón todo artista, desea que se reconozca lo que él es, lo que hace, lo que quiere ser y hacer. ¡Yo también lo deseo!
Pero al recibir la carta en la que se me daba traslado de la decisión de la Fundación, de concederme el galardón “A la mejor trayectoria Profesional y Artística”, me fue imposible no sentir a un tiempo, alegría e inquietud; alegría por haberme considerado como uno de los grandes referentes del realismo contemporáneo español, e inquietud, ante el reto que tenía por delante, así como por la incertidumbre que supone realizar una obra con cierto enfoque, pero ciñéndola dentro de mi trayectoria temática, y por supuesto ésta, debería estar a la altura del premio y de las obras de cuantos y significativos artistas me han precedido.
Creo que no es raro sentir cierta preocupación, no obstante soy un hombre afortunadamente rico en dudas e inseguridades, precursoras necesarias para superar retos. Casi habituado a vivir en la soledad del taller, e inmerso en el trabajo, ¿cómo si no, podría recibir tal comunicado sin cierto desasosiego? Pues con dicho galardón, una de mis obras va a formar parte de la pinacoteca de la Fundación, junto a la de otros artistas tan insignes como: Sierra Barseló, Polín Laporta, Félix Revello de Toro, Luís Feito, Cristóbal Toral o Josep Puigmartí.
Permítanme que les diga que este premio ha supuesto un desafío para mí, un reto artístico de los que creo necesarios para sentir y acrecentar la pasión por lo que hago. No obstante tengo que decir que cada obra supone un reto, pues no podría ser de otra forma si se aspira, como yo lo hago, a pintar al mejor nivel. Por ello procuro en cada una conseguir algo que esté más allá de mi alcance. Convendrán conmigo que para pintar un buen cuadro se precisa de oficio, pero en una obra de arte éste, no basta, ya que no hablamos del trabajo de un artesano. Es preciso poner algo, más hondo e invisible, el pensamiento, el intelecto. Si no fuera así, todas las pinturas serian obras de arte y sus hacedores, artistas.
Sólo me resta decir que entiendo que un pintor debe buscar la forma de expresar con su arte lo que tiene que decir, en vez de escribirlo o hablarlo. Sin embargo en ciertas ocasiones como puede ser ésta, considero imprescindible que sea el oído el que por medio de la palabra, se haga eco del sentir.  
Para concluir y una vez extractados ciertos aspectos, y liberado al destacar la magnitud de la distinción que acabáis de otorgarme, señalo que deseo recibirla como homenaje a mis padres, a mi familia, que no han recibido privilegio alguno, y sí, han soportado y soportan mis inseguridades. Su paciencia y su amor, me alientan. Por ello les digo, vuestra  implicación nunca ha sido en vano, y deseo de corazón, públicamente, aquí, ante todos ustedes darles las gracias y brindarles este premio. ¡Va por vosotros!
Gracias, muchas gracias, a todos.
                                                                                                   
                                                                                    Jesús Lozano Saorin