ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

jueves, 20 de marzo de 2014

Resilencia o resistencia. Fortaleza ante la adversidad.

La resiliencia es un concepto acuñado por la psicología positiva que hace referencia a la capacidad presente en los seres humanos para sobreponerse y superar situaciones duras y traumáticas. Por hacer una comparación, la resiliencia sería la resistencia pero hablando en términos psicológicos en lugar de físicos. Hay personas más resilientes que otras y eso explica por qué ante situaciones traumáticas parecidas algunas personas pueden rehacer su vida y otras no. Pero siempre hay un grado de resiliencia y en eso se apoyan los profesionales para trabajar con pacientes que han atravesado este tipo de experiencias, sobre todo en el caso de niños y adolescentes que tienen un psiquismo más flexible y, por lo tanto, presentan un grado de resiliencia mayor.
Pero para que la resiliencia se active debe haber un otro que confíe en el potencial de la persona, que despierte y fomente esta capacidad. Ahí es donde Precious encuentra las mayores dificultades. Empezando por su madre que es quién perpetúa la horrible situación de la protagonista en lugar de socorrerla. Un abuso sexual es una situación traumático, pero es mucho más traumático para la persona que la respuesta a ese abuso sexual por parte del entorno no sea la adecuada. Nadie en el entorno de Precious reacciona, y es destacable el papel que juegan aquí los SS.SS. (atención, Mariah Carey haciendo un papel que NO es vergonzoso). La asistenta de Precious es bienintencionada pero insuficiente, no cuestiona, no investiga, no invierte el tiempo suficiente como para crear un vínculo con Precious que la preste la seguridad suficiente para animarse a contar lo que está pasando.
Y desgraciadamente al papel de simples gestores de ayudas es a lo que se han visto abocados los SS.SS., y a veces ni eso. Como ya he comentado, no creo que sea culpa de los trabajadores sino de la falta de recursos, pero la mala gestión al final la sufren quienes más lo necesitan. La casualidad hace que en la caída sin frenos de Precious se cruce una profesora que escucha sus dificultades, aviva su potencial y la ofrece un modelo de cómo las cosas pueden ser diferentes. Gracias a ella Precious puede reaccionar, pero la casualidad no debería ser el único recurso de los necesitados, especialmente de los niños y adolescentes que son los más vulnerables pero los que más opciones tienen de cambiar con la ayuda adecuada.

Por Cristian Penín