ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Robos con la burundanga, una droga que te paraliza la voluntad.

«Me daba cuenta de que me estaba quitando las joyas pero no podía oponer resistencia»

Un vecino de Madrid de 75 años denuncia en la Guardia Civil que un hombre se llevó su cadena de oro en plena calle en El Campello tras anular su voluntad con la burundanga

18.09.2013 | 11:04
Una experiencia increíble, pero real como la vida misma, según asegura Eduardo Sánchez, un vecino de Madrid de 75 años que veranea en El Campello desde hace décadas y que asegura haber sido víctima de un robo mediante el uso de la burundanga.
Los hechos que relata, denunciados ante la Guardia Civil de El Campello, ocurrieron el pasado día 3 de septiembre en la avenida Fabraquer de la localidad. «Mi mujer y yo volvíamos de Mercadona y un matrimonio con dos niños detrás nos paró y la mujer, sentada en el asiento del copiloto, nos preguntó por un hospital cercano porque le había salido un bulto. Me dio una especie de posit y un boli para que anotara», señaló ayer el denunciante.
Explicó que mientras le daban la dirección del hospital de San Juan el hombre, que dijo ser turco, le llamó a él y que por ello se acercó al lugar del conductor, mientras que su mujer siguió hablando con la señora al otro lado. El desconocido le tocó un anillo de oro que lleva en el dedo y hablaba de que se veía bueno, de 18 kilates. Posteriormente, intentó sacarle por el cuello la cadena de oro en la que llevaba una pequeña medalla, una chapa con su grupo sanguíneo y una piedrecita, todo de oro. «Yo me daba cuenta de que me intentaba quitar el oro. Se fue a por el oro. La sortija le fue imposible porque costaba de sacar, pero se llevó la cadena y no sé si le quitó el cierre o la arrancó. Pero yo dándome cuenta de todo y sin poder oponer resistencia», relató.
Según su testimonio, como no podía reaccionar lo único que se le ocurrió es gritarle a su mujer, que estaba al otro lado del vehículo: «quédate con la matrícula que nos están robando». Al oír esto el conductor aceleró y se fue de forma violenta.
El matrimonio llamó a la Policía Local, que se presentó en el lugar de los hechos. Posteriormente se personó la Guardia Civil, que le recomendó denunciar. «Yo no sabía qué me pasaba y luego mi hijo me habló de la burundanga. No sé si fue eso o si la llevaría en el papel que me dio, pero me quedé atontado, como un estúpido culpándome de no haber podido reaccionar», indicó.
Se da la circunstancia de que una mujer de 76 años denunció hechos similares en la Policía Nacional ocurridos en el barrio de San Blas de Alicante dos días antes. Un matrimonio le preguntó por unos grandes almacenes y el hombre, que dijo ser hindú, le dio una libreta y un lápiz. Luego le quitó una cadena y una pulsera ante la impasibilidad de la denunciante.