ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 17 de agosto de 2013

El Papa y los millonarios futbolistas, con lavanderas del Titicaca al fondo.


 Por Adela Bosque



El Papa, los futbolistas y las lavanderas del Titicaca

    Antes un posible despido temporal de mi trabajo de cajera en unos grandes almacenes de la ciudad, seguramente pasado la vorágine del verano, porque ahora el chocho de los empresarios es no hacerte nunca fijas, con lo que esta situación de incertidumbre en el estado anímico de la trabajadora/res ocasiona una perdida de autoestima; pues bien he solicitado participar en las oposiciones de barrenderas del Ayuntamiento.

    Y mientras una busca un puesto de trabajo, más o menos fijo, apara hacer planes de futuro, vemos que el Papa Francisco -Corazón de balón- se reúne con los multimillonarios futbolistas de los equipos de futbol del Barcelona y otro italiano, que no sé ahora cómo se llama ni me interesa en las salas del Vaticano, envuelto en unos cielos pintados, propios de la imaginación de un artista. Pero la realidad está en la calle, fuera del Vaticano, y este Señor de Blanco con faldas que parece el Cautivo de Málaga, que ha visto los golpes de la vida en Argentina, no duda en hacerse una foto con el Mesías del futbol, que le entregaba un injerto de olivo, símbolo de una paz imposible de la humanidad. ¡Mirad Egipto que se desangra entre hermanos por una intolerancia a entenderse, a tolerarse -religión por medio-; y por el mismo camino siguen en un conflicto secular otras regiones de Oriente en nombre de sus dioses verdaderos.

   Los cielos se ganan con el trabajo y el sudor, como estas lavanderas en el lago Titicaca (Perú). Niñas trabajadoras desde que pierden los dientes de leches. Y pienso en mi hija que siendo una niña todavía, es un privilegiada porque va al colegio, aunque tiene la cabeza llena de pájaros y tonterías propias de la edad y de lo que ve en sus amiguitas.

    En fin, pero volviendo a mi realidad diaria esta tarde entro a trabajar a las 7 de la tarde hasta las 10 de la noche. Estamos en plena temporada de ventas y no podemos hacer como los demás trabajadores: descansar. Para que unos descansen, otras tenemos que trabajar.  Y luego cuando salga no habrá ni bolso ni tacones altos, porque no tengo a nadie que se quede con la niña, y, además me tengo que estudiar el temario de las oposiciones de barrendera o limpiadoras de carrera, que tiene cinco tomos con test y casos prácticos.