ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

martes, 27 de agosto de 2013

Génova toma el control sobre las finanzas locales del PP en la provincia de Alicante

La cúpula popular acaba con el caos en el uso de los fondos de las agrupaciones municipales del partido en Alicante y «regulariza» las cartillas bancarias en las que se maneja el dinero. Todas operarán con los datos fiscales de Madrid y se someterán a la auditoría del Tribunal de Cuentas

26.08.2013 | 23:52 /Información
 
Génova se hará cargo de supervisar el uso de los fondos que, hasta ahora, manejaban sin control las agrupaciones locales del PP en Alicante. De acuerdo con la cúpula provincial que lidera José Císcar, Madrid asumirá la vigilancia directa de todas las cuentas que, de esta manera, operarán, a partir de ahora, con las codificaciones fiscales de la dirección nacional del PP lo que facilitará, además, que los movimientos de los colectivos municipales del partido en la provincia se sometan a la fiscalización del Tribunal de Cuentas, algo que hasta ahora no ocurría. La decisión de regularizar esta situación «anómala», como admite la propia cúpula popular, pone fin a una larguísima etapa de caos en el control del dinero que gestionaban las agrupaciones locales del PP e, incluso, de las donaciones que ingresaban los cargos públicos de cada población.
Como adelantó este periódico en sendas informaciones públicadas en febrero y marzo, las agrupaciones locales del PP en la provincia manejaban sus fondos al margen de la organización. Cada una funcionaba por sus propios medios y, de esa manera, evitaban por completo la fiscalización del Tribunal de Cuentas. El desorden llegaba hasta el extremo de que los fondos de las agrupaciones locales del PP se depositaban en cartillas bancarias en las que aparecían como titulares personas particulares e, incluso, asociaciones sin ánimo de lucro. En esta situación se encontraban, entre otras, agrupaciones como Benidorm, El Campello, Denia, Elda o Elche. La documentación, publicada también en su día por este periódico, destapó que gran parte de los gastos de funcionamiento de estas juntas del PP, de los ingresos de cuotas y hasta aportaciones de concejales caso de Benidorm se canalizaban, precisamente, a través de estas cuentas bancarias sin control ni tampoco fiscalización posterior.
Durante años, la dirección nacional del PP se limitaba en toda España a controlar, bajo su propio Código Fiscal (CIF), los balances de las organizaciones territoriales y también de las direcciones provinciales. En el caso de Alicante, además, también estaban incluídos los detalles de las cuentas de la dirección popular en la capital, que ha funcionado de forma intermitente durante las dos últimas décadas y que, en época de Julio de España, fue asumida directamente por la cúpula provincial. La contabilidad de Luis Bárcenas, filtrada en Internet a mediados de julio, confirmó, efectivamente, ese «modus operandi»: la dirección nacional del PP remitió al Tribunal de Cuentas una documentación en la que figuran los balances de la cúpula provincial pero ninguna referencia a las organizaciones municipales.
Con ese escenario y en medio de un panorama político marcado por las investigaciones de corrupción Gürtel, Brugal, Cooperación, Nóos... que azotan a los populares de norte a sur de la Comunidad Valenciana, la dirección provincial del PP no se podía permitir una «patata caliente» que, incluso, había llegado a generar, en el caso de las cuentas de los populares de Elche, gestionadas a través de una asociación sin ánimo de lucro, una denuncia en los juzgados. Bajo la premisa de «control, orden y austeridad», la dirección provincial del PP negoció con Génova una nueva fórmula de gestión que se ajustara a la legalidad vigente.