ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

martes, 27 de agosto de 2013

Elena Jiménez en la Lonja

La artista alicantina asentada en Madrid exhibe mañana sus obras en la Lonja de Alicante

26.08.2013 | 21:49/Información
 
Elena Jiménez, ayer, durante el montaje de la muestra.
Ciclo Arte último, 21 días. Una reflexión sobre la imagen, la cultura y la publicidad que nos rodea es la propuesta de la artista Elena Jiménez, que no exponía en Alicante desde 1996, y que lo hace ahora en la Lonja.
La artista Elena Jiménez (Alicante, 1965) regresa a una sala alicantina diecisiete años después de su última exposición individual en la galería Rosa Hernández y casi dos décadas después de obtener el premio Jóvenes Creadores del Instituto de Cultura Juan Gil-Albert. Afincada en Madrid tras haber desarrollado su carrera fuera y realizar proyectos en ciudades como Londres, Nueva York o Berlín, Jiménez es la segunda artista que participa en el nuevo ciclo de exposiciones Arte último, 21 días, comisariado por Eduardo Lastres y Guillermina Perales, y mostrará parte de sus últimos trabajos en la Lonja de Alicante a partir de mañana, a las 20 horas.
«He desarrollado mi carrera fuera y estoy encantada de volver a Alicante después de tanto tiempo», señala Elena Jiménez, cuya propuesta para la sala municipal se agrupa bajo el título de El amor, el arte y otros síndromes y en la que se habla «del amor que hace falta para crear arte y de cómo un artista se convierte en un coleccionista de objetos y recuerdos» a través de síndromes como el de Diógenes, «porque vas cogiendo objetos que te gustan» o de Estocolmo, «te enamoras de todo lo que traes», explica.
Interesada en la experimentación de la obra gráfica contemporánea, ensu trabajo también tiene cabida el collage tridimensional o el patchwork y, según señalan los comisarios, Jiménez combina la instalación, los ensamblajes y la experimentación gráfica en diferentes materiales y objetos.

«En 2008 empecé una serie en Nueva York que se llamaba Patchwork y seleccionaba piezas que encontraba en centros de arte, como carteles, tarjetones, lonas publicitarias del Circo Price, de la Casa Encendida, entre otras que luego seguí en Londres y en Berlín. En todos los casos he trabajado encima del material que yo encontraba, intervenía y formaba otra obra diferente», cuenta Elena Jiménez, que añade que «al cambiar la situación de estos elementos, cambias la narrativa, hay una apropiación para cambiar el lenguaje».
Mediante una gran instalación con dichas lonas, una serie de impresiones digitales sobre aluminio y papel y otra instalación de letras de bronce con un lenguaje cifrado, la artista juega con el poder de la imagen. «Al trabajar con los elementos que me encuentro o que me han dado siempre haces un retrato de la sociedad y esta es una reflexión sobre la cultura, la publicidad y los medios de comunicación. No son lenguajes muy evidentes y hay un proceso lúdico también», afirma.
La realidad dependerá del ojo del espectador. «En las historias que cuento siempre juego con dos realidades: la de gigantes que te vigilan y la contraria. Con esos elementos, el espectador puede ver lo que quiera», concluye.