ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

martes, 13 de agosto de 2013

Construye una mansión en la azotea de un edificio

Un médico chino (millonario) ha construido una mansión en lo alto de un edificio residencial de 26 pisos ubicado en Pekín. La casa de dos platas, situada entre una montaña de rocas falsas, árboles y hierba, cubre toda la superficie superior del rascacielos, según informa el diario 'South Morning China Post'.
La construcción ilegal se encuentra en un complejo residencial llamado Park View, situado en el distrito de Haidian de la capital china, un área destinada a instituciones gubernamentales y universidades.
La extraña vivienda ha levantado críticas entre los habitantes del edificio durante años. Los vecinos aseguran que el dueño, al que se refieren como Profesor Zhang, ha tardado seis años en levantar la espectacular construcción.
Aseguran que el ruido de la maquinaria pesada es constante y que en ocasiones se producen goteras. Además, el vecindario se muestra preocupado por los daños estructurales que pueda causar la estrafalaria montaña de piedra, que han denunciado en numerosas ocasiones a los funcionarios de la gestión urbana local y a la policía.
El llamado Profesor Zhang ha declarado al diario Beijing Morning News: "Ya que me atrevo a vivir aquí, no me preocupan las quejas". Respecto al ruido nocturno, el dueño asegura que se debe a que mucha gente famosa acude a su casa a cantar y que "él no puede impedírselo".
Algunos internautas chinos aseguran que este espectacular "ático con jardín" podría no ser la única construcción ilegal en la zona.
Un agente de la propiedad publicó en la red las fotos de otra casa aparentemente ilegal en una azotea. La vivienda, de casi 600 metros cuadrados, contaba con tres pisos y una docena de habitaciones.
La mayoría de las alteraciones arquitectónicas en China son ilegales, sin embargo, esto no ha impedido a miles de propietarios de las últimas plantas añadir a sus viviendas más habitaciones, incluso invadiendo el espacio público.
.......................
Este acto vandálico arquitectónico habla por sí solo del caracter de individualista de los chinos, callados, y silenciosos, no reivindicativos. ¿Cómo es que no se organizaron para protestar y sabotear las construcción, haciéndole imposible a este tío la vida? Por donde subía los materiales, seguro que por el ascensor comunitario? ¿No tienen comunidad de vecinos?

.......................14 de agosto.........

Zhang Biqing, el médico chino que se ha construido una villa de montaña -con césped, árboles y rocas incluidas- en lo alto de un rascacielos de Pekín, ha aceptado desmantelarla en 15 días, como le han ordenado las autoridades después de que su colosal obra apareciera en la prensa mundial.
En declaraciones a un diario local, el médico, especializado en acupuntura, confesó que había construido la peculiar villa sin los permisos necesarios, por lo que acatará la orden municipal y la desmontará lo antes posible.
Zhang explicó que el excéntrico jardín comenzó primero de forma modesta, cuando decidió construir una galería en la azotea, pero que empezó a expandirla con rocas, árboles y paisajes artificiales hasta que virtualmente el furor constructivo se le fue de las manos (actualmente ocupa 800 metros cuadrados).
El médico aclaró, sin embargo, que la mayoría de las rocas que desde la calle aparentan ser reales son de cartón piedra y materiales ligeros, y que gran parte de las estructuras lo único que hacían eran tapar chimeneas y otros elementos que afeaban el paisaje.
Zhang comenzó la faraónica obra en 2007 en la azotea de un bloque en el complejo residencial Park View, y muchos vecinos se han quejado de ruidos y problemas en sus cañerías desde entonces.
El caso, recogido por televisiones y diarios de todo el mundo, ha provocado además que las autoridades inicien investigaciones al negocio de Zhang, una clínica de acupuntura denominada Qijing Tang, en un verano en el que el Gobierno ha iniciado una campaña contra falsos "gurús" de la medicina tradicional.