ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Coge el bolso y a la calle.




Por Aurora Bosque

  Hay días que una no tiene buena planta delate del espejo, son días que una cuenta los años como si fueran losas. Lo mejor es coger el bolso ponerse los tacones y a salir a la calle en plan seductora y fingir felicidad con cara de safisfecha.  A veces, detrás de una mujer  insatisfecha hay un hombre inexperto en esto de las  obligaciones amatorias, quizás por ello una tiene que buscarse algo extra, fuera de la pareja. No cuesta nada decirle a una "qué tipo tienes, tu mirada deberían patentarla". De esta forma a lo mejor, por la noche tienes un premio. Pero nada, menor ordenador y más cafetería y, claro a más online menos polvos, evidentemente, que una no es de piedra.
    Sé que y estoy en la edad de que sin comer casi nada una engorda, cambias de sujetador y la faja tienes que ponértelas; pero un detalle, un manotazo en el culo como diciendo “qué macho soy, ten cuidado que no aguanto tentaciones", también es de agradecer. Úlltimamente casi he olvidado gritar “ay, ay que gusto más grande, ¿esto lo sabe la gente?"  Pero es que una se cansa de fingir, de ser la pareja de ese tío que se pasa el día delante de Internet viendo a escondidas tías buenas retocadas con el fotoshop. Y es que son ingenuos, se les engaña como a chiquillos inocentes.
   Pues hasta aquí hemos llegado o usas toda tu artillería de seducción con mordisquitos detrás de la oreja, un toca-culos, unas flores y una cena, o me parece que te vas a quedar como una momia, seco. Es que, una, a cierta edad se pone muy sensible, con baja autoestima y que encima no te den más disgutos que gustos, como que no. Él va a los suyo, y cuando le digo “sigue, sigue, sigue…” se para a descansar, como si le doliera la mano. 
    Lo único que quiero es un poco de compresión, que me den unos días libres, me quiten a los niños por una horas, que laven los platos alguna vez sin protestar, que este tío deje de portarse como un  neardental y vuelva a los años dorados del cortejo y de la civilización, por que ya estoy harta, cojo el bolso me pongo los tacones de delirios verticales, el pantaloncito a la ingles,  las gafas de sol y el móvil y a ligarme al primero que pase, si que es me gusta, claro está.

    Espabila que ya sabes que no estoy para el cubo de la basura, que una vale mucho.