ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 11 de julio de 2013

José Enrique Garrigós, el caballo blanco se quedó muy a gusto.

El presidente de la Cámara de Alicante, José Enrique Garrigós, dio ayer un salto cualitativo respecto a sus últimos discursos y, en unos de los alegatos más duros que se recuerdan en la Noche de la Economía Alicantina, retó al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, a romper con el pasado y acabar con la corrupción sin que le tiemble el pulso, una tarea en la que, le garantizó, «tendrá a su lado a mucha más gente de la que imagina». Ante 250 personas congregadas en el Auditorio SabadellCAM, casi exclusivamente políticos y empresarios, entre los que cabe destacar en primera fila al propio Fabra, el vicepresidente del Consell José Císcar; varios de sus consellers; la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo; la presidenta de la Diputación, Luisa Pastor y el presidente de la patronal Coepa, Moisés Jiménez; Garrigós fue preparando el terreno al destacar «la dura carga que supone mantener abiertas las puertas de un negocio en las circunstancias actuales [corrupción] y teniendo enfrente en muchas ocasiones a las administraciones, cuando deberían estar a nuestro lado. Castedo: ´Vaya discursito, te habrás quedado a gusto´ La alcaldesa Sonia Castedo reprocha a Garrigós el tono crítico de su intervención ­Pocos dudaban anoche al término del acto de la Noche de la Economía Alicantina que el crítico discurso de Garrigós habría levantado ampollas entre los políticos presentes, pero hasta anoche sólo había constancia de que alguien se lo hubiera hecho saber, y esa persona fue la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, quien tras abandonar el salón abordó al dirigente cameral para espetarle un «Vaya discursito, te habrás quedado a gusto». Al rescate Poco antes, a Castedo se le había oído comentar en tono crítico con un miembro del Consell que si no llega a ser porque el Ayuntamiento que ella gobierna había salido al rescate de la Cámara alquilando su sede, ni se sabe en qué hubiera acabado ésta. Consistorio y Cámara se encuentran ahora negociando compartir el centro de formación que ésta tiene en Benisaudet, lo que significaría otro balón de oxígeno para sus arcas. El apoyo de los empresarios: El crudo discurso del presidente de la Cámara de Comercio de Alicante la tarde del jueves seguía resonando ayer en los tímpanos de los empresarios que asistieron a la 39ª edición de la Noche de la Economía Alicantina. Todos los consultados ayer por este periódico –salvo el presidente de Coepa, Moisés Jiménez, que rehusó pronunciarse– apoyaron las críticas vertidas por José Enrique Garrigós al papel de las administraciones en la crisis económica y el reto lanzado al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, para que rompa con el pasado y acabe con la corrupción. Un apoyo sin ambages, tanto en los que se manifiestan con nombres y apellidos como en quienes prefieren mantener el anonimato, que muestra a las claras la fractura actual del empresariado alicantino respecto al Consell y que discurre paralela al alejamiento que proclamaba, y lamentaba, el dirigente cameral: «Nunca en la historia de nuestra joven democracia ha existido tanto distanciamiento entre la sociedad y nuestras instituciones, entre los ciudadanos y los servidores públicos». El presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) en Alicante y vicepresidente estatutario de Coepa, Cristóbal Navarro, se declaró ayer «completamente de acuerdo» con el discurso de Garrigós y agradeció «mucho que instituciones como la Cámara de Comercio entren a valorar las cosas con sentido común». «Lo que hizo Garrigós», añadió, «no es ni más ni menos que una descripción objetiva de lo que hay, en la que yo coincido, y considero que no puede ser tabú reprender cuando toca. Es muy bonito pintarlo todo bien para el año 2020, pero ahora estamos donde estamos y es lo que él puso de relieve». Respecto a la reacción de la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, quien tras abandonar el salón donde se celebró el acto abordó al dirigente cameral para espetarle un «Vaya discursito, te habrás quedado a gusto», Navarro señaló que «está en todo su derecho» y que «ella sabrá qué quería decir con eso». La casta política alicantina tiembla ante los empresarios discolo y cabreados.