ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

miércoles, 31 de julio de 2013

El maquinista hablaba con Renfe cuando descarriló cerca de la curva de la muerte

No entiendo nada de legislación ferroviaria, pero si el conductor de un coche, de un camión, de un autobús no pueden hablar por teléfono móvil porque está prohibido por el Código de la Circulación; por ende, tampoco lo debe hacer un conductor/maquinista de un tren, para eso tiene al auxiliar. Luego pasa lo que pasa.

Las cajas negras revelan que el tren circulaba a 153 kilómetros por hora - El conductor recibió una llamada que le indicaba el camino a Ferrol y "parece que consulta un plano o algún documento en papel"

31.07.2013 | 08:44
El maquinista del tren siniestrado el pasado miércoles en Santiago de Compostela estaba hablando por teléfono en el momento del accidente con personal de Renfe y circulaba a 192 kilómetros por hora instantes antes del impacto, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.
Estos son algunos de los datos recuperados de las cajas negras del tren Alvia, que son provisionales y están a espera del informe de la Policía Judicial, y que, según los cuales, segundos antes del siniestro, que ha provocado 79 muertes y más de 150 heridos, se activó un freno, por lo que se estima que en el momento de la salida de vía el tren circulaba a 153 kilómetros por hora.
Según la información recuperada, en los minutos previos al descarrilamiento, el conductor recibió una llamada en su teléfono profesional para indicarle el camino que tenía que seguir al llegar a Ferrol y, por el contenido de la conversación y por el ruido de fondo, "parece que el maquinista consulta un plano o algún documento similar en papel", señala el Tribunal Superior en un comunicado.
El vaciado de datos de las cajas negras del tren accidentado el pasado 24 de julio en Santiago ha concluido tras cinco horas de trabajo, un proceso en el que ha habido un ligero retraso por la práctica de una nueva diligencia.

LEER otras noticias.


 Otras:

El presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar (Madrid, 1957), es cauto en sus declaraciones. Aún no conoce suficientes datos, sostiene, para hacer valoraciones sobre las causas del accidente. En la entrevista concedida ayer a EL PAÍS —antes de que se conociera que el maquinista del tren accidentado iba hablando por teléfono con un empleado de Renfe— detalla los sistemas de seguridad de los trenes españoles, por qué funcionan unos u otros en los distintos trayectos y trata de dar respuesta a una pregunta que planea desde hace una semana: ¿Es normal que haya tanto margen de actuación sin control para el maquinista?
Pregunta. ¿Hay suficientes medidas de seguridad cuando el despiste de un conductor provoca una tragedia de 79 muertos?
Respuesta. El sistema de seguridad que utiliza el tren, el ASFA, está implantado en España desde hace tiempo y en la mayoría de los países europeos. Tiene unos requerimientos de señalización que se cumplen, una normativa que se cumple… No hay ningún elemento para poner en duda que son sistemas seguros. Ingenieros y expertos en seguridad en España y fuera han decidido que es adecuado para esas velocidades y trazados.