ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

domingo, 30 de junio de 2013

Snowden un espía USA rebelde. Washington también espió a la Unión Europea y la ONU

La Agencia Nacional de Seguridad accedió a conversaciones y correos, según la revista 'Der Spiegel'

29.06.2013 | 21:13
Protesta ante la embajada de EEUU en Kiev.
La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos espió a la Unión Europea (UE) y la ONU, afirma el semanario alemán "Der Spiegel", que se remite a documentos del excolaborador del espionaje estadounidense Edward Snowden.
De acuerdo a esa fuente, unas actas calificadas de extremadamente confidenciales de la NSA, correspondientes a septiembre de 2010, describen una serie de ataques informáticos a la delegación de la UE en Washington.
No se trató de escuchas o espionaje a través de micrófonos en el edificio, sino de su red informática interna, apunta el semanario, que asegura que tuvo acceso a esos documentos de Snowden.
Con ese sistema, los servicios secretos de Estados Unidos accedieron tanto a contenidos de conversaciones confidenciales como a correos electrónicos y archivos de los ordenadores de la UE.
Estos métodos se emplearon, de acuerdo con el número de "Der Spiegel" que sale a la venta el domingo, en las representaciones de la UE y de Naciones Unidas en Washington.
Los documentos de la NSA califican a la UE de "objetivo" para sus ataques informáticos y fue asimismo ese departamento estadounidense el responsable de una serie de ataques detectados en Bruselas.
"Spiegel" relata también que, desde hace aproximadamente cinco años, los expertos de seguridad de la UE han registrado numerosos intentos de ataque informático en su sede del Justus-Lipsius, de Bruselas, donde todos los ministros comunitarios y alto funcionariado de la Unión Europea tienen oficina y conexiones en internet.
Los expertos de seguridad informática comunitarios siguieron la pista de esos ataques, cuyo origen localizaron en la sede de la OTAN, en Bruselas.