ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

martes, 4 de junio de 2013

La grúa en Alicante se va a convertir en recaudadora municipal por defecto.

 Las multad deben ser disuasorias y no recaudatorias. Sí, se comenten infracciones, pero debe existir el perdón para casos puntuales y equívocos. Los radares de velocidad están haciendo función de cobro de impuesto municipales por defecto.

Luego vendrán las elecciones municipal y ya sabes qué tienes que votar.

La grúa en un 80% de casos no actúan con el objetivo que fueron creadas: "La de retirar vehículos que impiden el paso de autobuses, dobles filas o paradas en la puertas de los garajes, alcoholimso, no han ser dedicas a cazar al automovil en aparcamientos, aunque no molestan a otros vehículos o en zonas azules".

Cuando la situación económica agobia a los ciudadanos, qué hacen los ayuntamientos, mirar a sus bolillo y robar de una forma legal y estatal: la multa, que en muchos casos pueden y deben ser perdonadas. Que debería ser al contrario, la de aliviar la carga impositiva.

Que el que más tiene pague más y veremos como hay dinero para mucho más servicios municipales. 

 Articulos de prensa:

Informacion

Tráfico dará incentivos a la empresa de la grúa si supera los 15.000 arrastres al año


El nuevo contrato sale a licitación para los próximos diez años con un importe global de 41,6 millones, de los que 5,5 se corresponden con las posibles bonificaciones - El concejal Juan Seva afirma que se trata de evitar que el servicio siga siendo deficitario para las arcas municipales

04.06.2013 | 09:00

Imagen de uno de los expendedores actuales de tiques para la zona azul en una calle del centro de la ciudad.
El Ayuntamiento de Alicante acordó ayer sacar a licitación la gestión de la grúa y de la ORA y prevé pagar incentivos a la contratista si supera los 15.000 arrastres de vehículos al año así como por lograr un amplio porcentaje de ocupación de la zona azul. El nuevo contrato tendrá un periodo de ocho años, con posibilidad de sumar otros dos de prórroga, y tiene un valor de 41,6 millones de euros para los diez años (IVA incluido). De ese importe, 5,5 millones se corresponden con los posibles incentivos que pueda percibir la nueva adjudicataria.
El concejal de Tráfico y Transportes, Juan Seva, indicó que en años anteriores no se han alcanzado los 15.000 arrastres y señaló que el que la empresa cobre más en función del porcentaje de arrastres es una fórmula para intentar que el servicio deje de ser deficitario para las arcas municipales como hasta ahora. Así, explicó que cada grúa deberá realizar una media de 4,5 arrastres al día como mínimo. Para Esquerra Unida, no obstante, la medida supondrá "incrementar la presión sobre los ciudadanos" y considera que existe "un evidente afán recaudatorio".

 

¡Qué viene la grúa!

04.06.2013 | 01:55 /Información
 
El Ayuntamiento de Alicante va de frente, lo que es de agradecer, y deja claro que en la capital de la provincia, a partir de ahora, el servicio de la grúa se va a convertir en una apisonadora que consiga dinero para la paupérrima hacienda municipal. El equipo de gobierno del PP, como si de un consejo de administración de un equipo de fútbol cualquiera se tratara, incentivará a la empresa de la grúa a partir de los 15.000 vehículos arrastrados por año. Hasta ahora no se había logrado alcanzar semejante cifra, pero, tranquilidad, con el incentivo que hay en juego de casi cinco millones de euros en diez años, a ver qué empresa privada se resiste; con lo que démonos por multados y arrastrados, nuestros vehículos, claro. El Ayuntamiento alicantino ya ha trabajado los últimos tres años para llegar a esto con un multómetro exprés, con radares en puntos emblemáticos, complicando el aparcamiento en algunas zonas del casco urbano de la ciudad y con una renovada ordenanza de circulación. El remate final, cuantos más arrastres se produzcan, más cobrará la adjudicataria del servicio. Quedan avisados. ¡Qué viene la grúa!