ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 6 de junio de 2013

El no cumplimieto de la Ley de Dependencia acabará con el reinado absolutista del PP.

 La dureza y desatención de los discapacitadtos será la tumba del PP en España y en la Comunidad Valencia. Porque no solo tienen los votos en contra de los discapacitados sino de todos sus familiares y amigos. Hay que seguir luchando por la dignidad de las personas, y que les paguen lo que les deben. No puede ser que la derecha conservadora se cebe en los más débiles mientras indultan a los banqueros.

 
Noticias de la Cominidad Valencia /Informacion, 6 de junio 2013

Las Cortes Valencias fueron ayer -5 de junio-, testimonió del malestar ciudadano durante la votación de una propuesta para abrir sendas comisiones de investigación sobre la aplicación de la Ley de Dependencia en la Comunidad y la venta de preferentes por la CAM y Bancaja. De hecho, el presidente del hemiciclo autonómico, Juan Cotino, actuó en dos ocasiones durante la sesión parlamentaria: primero para expulsar a una dependiente que denunció los impagos desde la tribuna de invitados; y después para echar a los afectados por el negocio de las preferentes.
 En un tono duro, los ciudadanos mostraron su indignación cuando ninguna de esas dos comisiones de investigación que se votaban ayer en el parlamento autonómico salió adelante por culpa de los votos del PP. Los populares volvieron a aplicar el rodillo haciendo uso de su mayoría absoluta en la Cámara.
El primer foco de conflicto se produjo durante el debate de una propuesta de los diputados de Compromís para crear un comisión de investigación sobre los impagos que el Consell acumula con los dependientes. Fue entonces cuando Elvira Murcia, miembro de este colectivo, protestó entre los aplausos de la oposición a la vez que el enfado del presidente de las Cortes iba en aumento. Finalmente, Cotino agotó su paciencia y expulsó a la dependiente aunque, al menos eso dijo, lo hacía "con delicadeza".