ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

lunes, 20 de mayo de 2013

Los ayuntamientos refuerzan la presión fiscal sobre el IBI para aumentar sus ingresos

Los alicantinos sufren uno de los tipos impositivos más elevados de España en los bienes de naturaleza urbana. Los principales consistorios han aprobado medidas para aumentar el coste de los recibos en el último lustro con el fin de poder cuadrar cuentas y mantener las instalaciones construidas durante la época de bonanza

20.05.2013 | 07:09 /Diario Información
Bloques de viviendas en la primera línea de la Playa de San Juan de Alicante.
Bloques de viviendas en la primera línea de la Playa de San Juan de Alicante.
En el grupo de cabeza. Los ayuntamientos de la provincia, necesitados de recursos, han impuesto a sus ciudadanos una de las presiones fiscales más elevadas de España en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), de acuerdo con los datos recabados por la Dirección General del Catastro. Las últimas cifras disponibles, referentes al cierre de 2012, revelan que los consistorios alicantinos son los octavos de España con un mayor tipo impositivo en el tributo de bienes urbanos. La cantidad a pagar por el IBI se obtiene de dos variables. Por un lado, del valor catastral de la propiedad. Ahí, los ayuntamientos no pueden hacer absolutamente nada. Su maniobra es prácticamente nula. Es la Dirección General del Catastro la que revisa cada cierto tiempo a cuánto asciende el valor del inmueble. Eso sí, Consistorio y Catastro sí pueden pactar cuándo ha de producirse esa revisión.
Donde verdaderamente se observa la presión fiscal que aplican los ayuntamientos es en el tipo impositivo del impuesto. El gravamen oscila por ley entre el 0,40% y el 1,1%, aunque con salvedades. Por ejemplo, las poblaciones que sean capital de provincia, las localidades que dispongan de servicio de transporte público colectivo de superficie y los municipios que presten más servicios de los recogidos en la Ley reguladora de las bases del régimen local. Si cumplen algunos de estos requisitos, pueden ampliar el tipo de gravamen hasta un máximo de un 0,07% en los dos primeros casos, y un 0,06% en el tercero. Esta circunstancia se da, por ejemplo, en Elda. El Ayuntamiento capitaneado por Adela Pedrosa posee el tipo impositivo más elevado de toda la provincia para bienes de naturaleza urbana, con un 1,1820%, de acuerdo con los datos de la Dirección General del Catastro. Casi cuatro décimas más que la media del resto de poblaciones alicantinas, cifrada en un 0,7949%.