ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

miércoles, 13 de marzo de 2013

El dinero no da la felicidad

El dinero no da la felicidad porque la felicidad está dentro de nosotros. Los clásicos griegos decían que la felicidad era vivir sin dolor.  Los budistas apuntas  que todo deseo es causa de infelicidad. Existen barríos de gente con bajos recursos económicos que son más delices que barrios de ricos que viven en soledd y con el miedo de la inseguridad.


Respecto a si el dinero da la felicidad, el psicólogo Gonzalo Hervás asegura que no debemos obsesionarnos con tener más dinero, pues aunque el dinero es de gran ayuda, ya que sin techo y sin comida es más difícil encontrar la felicidad, en realidad no existe una relación directa dinero=felicidad.
Más que el dinero, distintos estudios han encontrado que en el mundo los motivos principales de la felicidad de las personas son la libertad, la democracia y la tolerancia.
Las posibilidades de lograr la felicidad
Según una encuesta realizada entre 3,000 personas en España para crear un informe de la felicidad, las personas que se declaran más felices tienen las siguientes características:
• Son nativos del país
• Tienen entre 26 y 35 años
• Están casados o tienen pareja estable
• Tienen uno o dos hijos
• Viven en familias de tres o cuatro miembros
• No pasan apuros económicos
Este estudio también reveló que:
• Ser hombre o mujer no condiciona la felicidad, pues tanto hombres como mujeres por igual declaran ser felices.
• Los ingredientes principales de la receta de la felicidad son la salud, el amor y el dinero.
• Sólo el 5% de las personas "muy felices" vive solo.
• La felicidad en la infancia tiene una enorme trascendencia, porque determina si de adultos nos enfrentaremos a la vida con aceptación o con ideas destructivas.
• Las clases alta, media alta y media muestran índices de felicidad mayores que las clases desfavorecidas. Por lo tanto aunque el dinero no da la felicidad, el nivel socioeconómico sí ayuda a ser feliz.