ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 2 de marzo de 2013

Arte por todas partes

Arte donde menos te lo esperas

Peluquerías, pastelerías, restaurantes o librerías se animan a exponer en su interior desde obras de pintura o fotografía hasta vinilos

02.03.2013 | 01:32
Pinturas de Virginia Ciendones en la Casa del Libro.
(Fotografía Pinturas de Virginia Ciendones en la Casa del Libro.
Ir a comprar el pan y encontrarse con acuarelas en la pared, escudriñar portadas de discos de los años 80 mientras aguardas tu turno con el peluquero, o degustar un buen plato con un óleo enfrente son algunos ejemplos de que el arte puede aparecer en cualquier sitio. Bares y pubs fueron los primeros en hacer hueco a obras que probablemente nunca estarán expuestas en un museo y que hoy es habitual tenerlas de fondo de estos locales, pero cada vez son más los establecimientos que se suman a esta tendencia de ofrecer en su interior pequeñas muestras de fotografías, esculturas o pinturas, aunque no tengan nada que ver con el servicio que prestan, como peluquerías, panaderías, librerías o restaurantes. Dicen que el público agradece el plus y que incluso les copian sus competidores.
Enrique Marco es el propietario de la peluquería Quique Pop de Alicante. Tiene 42 años, le gusta la música y es coleccionista de vinilos. "Cuando nos cambiamos a este local ya se prestaba a hacer estas cosas y creo que cada sitio debe tener su alma. Yo quiero recuperar el vinilo y siempre cuelgo portadas de los discos, aunque también clientes han hecho sus exposiciones de discos", cuenta Enrique, que desgrana algunas de las muestras ya realizadas: colecciones de maxi-singles de Depeche Mode, discos con formas distintas, vinilos infantiles, monográficos de Stone Roses o Portishead.
"Normalmente hacemos tres al año y cuando empieza el año ponemos lo mejor del año anterior y luego algunos monográficos, de música de los 80 es de lo que más tengo", explica el peluquero, que admite que al principio el eco entre el público era escaso. "Hay de todo pero al principio me sentía un poco frustrado porque nadie se daba cuenta, pero con el tiempo ves que llegas a un público determinado porque en verano, cuando no hay nada, te preguntan, e incluso hay gente que hace fotos desde fuera. Si encuentras a alguien que lo entiende te recompensa; para el resto quizá es una decoración bonita", añade.

LEER MÁS