ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

martes, 19 de marzo de 2013

A robar a los depósitos le llaman corralito financiero. Chipre

Chipre rectifica y renegocia el rescate para rebajar el castigo a los ahorradores

El Gobierno busca rebajar la quita los depósitos pequeños ante el bloqueo parlamentario

Los bancos no volverán a abrir hasta el jueves

Archivado en:

 

 

 

 

 

 

 

  C. Herrero.  Bruselas. La Razón

La indignación de la población chipriota y la evidencia de que su recién elegido Parlamento no estaría dispuesto a aceptar la tasa impuesta por el Eurogrupo sobre los ahorradores a cambio del rescate ha movido todas las fichas del tablero. Durante el día de ayer, las negociaciones entre capitales mantuvieron bajo tensión a toda la UE. La «troika» –Comisión Europea, BCE y FMI– negoció inicialmente con el Chipre una reducción del impuesto sobre los depósitos y cuentas corrientes al 3% para los ahorradores inferiores a 100.000 euros y una subida al 12,5% para los superiores.
Según la agencia Reuters, el Gobierno chipriota quería incluso dejar exentos los depósitos de hasta 20.000 euros. Los restantes hasta 100.000 euros tendrían una alícuota impositiva de un 6,7% y los que excedan esa suma cargarían con una tasa de un 9,9%. Asimismo, la nueva fórmula incluía compensar a los depositantes con acciones y títulos públicos obtenidos en la siguiente de fase de privatizaciones o la futura recaudación de ingresos por el gas.
Sin embargo, a última hora de la noche el Eurogrupo anunció que los ministros de Finanzas acordaron en una teleconferencia excluir a los ahorradores con depósitos inferiores a los 100.000 euros de la quita, según un comunicado del presidente del Eurogrupo, Jeroen dijsselbloem. Los ministros acordaron dar permiso a las autoridades chipriotas para introducir «más progresividad» en el impuesto en comparación con lo que se acordó el 16 de marzo, siempre que se consigan los 5.800 millones fijados.

 

 


La incertidumbre se ha apoderado de Chipre. Una vez roto el tabú de que los ahorros no se tocan, ya no hay quien pueda prever cuál será la siguiente sorpresa. El Parlamento canceló el lunes, por segundo día consecutivo, la votación del rescate. En teoría se celebrará este martes, pero las autoridades de Nicosia se negaban a confirmarlo, básicamente porque nadie garantiza que el resultado vaya a ser positivo. Los bancos estarán cerrados, por lo menos, el martes y el miércoles. Y el presidente del país, Nikos Anastasiadis, se ha embarcado en una negociación a marchas forzadas para reducir la quita sobre los ahorradores más modestos —a costa de aumentar la de los más adinerados— con la esperanza de arañar los votos indispensables para lograr el sí del Parlamento. “Todo eso ya no importa. La cuestión no es si nos roban un 6% o un 2% de nuestro dinero. Lo grave es que se ha desvanecido la confianza en el sistema y eso es imposible de recuperar”, resumía ayer el abogado Simos Angelides antes de unirse a unos manifestantes que exigen romper la baraja y comenzar de cero la negociación con Europa.

...................