ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

sábado, 22 de diciembre de 2012

El maravilloso Dionis Benàssar, "El divino". Pintor de Pollença (Mallorca)

Dionís Bennàssar nació en Pollença (Mallorca) el 3 de abril de 1904. Hijo de una familia campesina, alternará los juegos de la niñez con el trabajo en el campo. Muy pronto demuestra ser un niño vivaz e inquieto además de sentir una especial inclinación por el dibujo. Asistió a las clases que impartían en el Parvulario de la Caridad y posteriormente a las del Colegio de los Padres Teatinos. En su adolescencia, apoyado por sus padres, se traslada a Palma para recibir lecciones de dibujo y pintura, instrucción que alterna con un trabajo de mecánico. Pero el aprendizaje acadàmico no será largo, su gran libertad de ideas y conceptos pitóricos choca con el encorsetado clasicismo de la época y regresa a Pollença. Alistado en el ejército, a los dieciocho años, resultó herido en la guerra de Marruecos y regresó a Mallorca. La herida recibida en la clavícula inutilizó su mano diestra, lo que no fue obstáculo para su decidida voluntad de dedicarse a la pintura, valiàndose de la mano izquierda. A partir de ese momento centrará sus esfuerzos en exaltar la belleza de unos paisajes conocidos y queridos. Con sus pinceles, aportó a la pintura mallorquina una nueva vertiente caracterizada por una visión grandilocuente de la naturaleza, cromatismo vibrante, y una pincelada larga y suelta. Hacia 1926 entra en contacto con Anglada Camarasa, Mir, Russinyol y Tito Cittadini entre otros. Su estilo recibe el impacto de la obra de Anglada, asimilando la extraordinaria riqueza de materia, textura y color de su pintura. El maestro catalán en 1913 se había establecido en Pollença, seguido de un gran número de sus discípulos de París, entre ellos Tito Cittadini que entablarán una gran amistad con Dionís Bennàssar. En 1940 expuso en la Galería Costa de Palma. Tuvo en aquella ocasión como presentador de la exposición a Tito Cittadini, que diría: “Su arte es algo más que retórica; es sensibilidad, palpitación, belleza, en el sentido aristocrático de la palabra…” En Pollença se la ha dedicado un Museo de pintura.