ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Jesús Lozano Saorin expone en El Campello

SAORIN EXPONE EN LA CASA DE CULTURA DE EL CAMPELLO DE 5 DE OCTUBRE AL 17 DE NOVIEMBRE. Texto de Jesús Santo Matas
LA REALIDAD IDEALIZADA

 Rabindranath Tagore es el más famoso de los escritores indios, Premio Nobel de Literatura en 1913 intelectual admirable cuyas máximas -"la tierra es insultada y ofrece sus ñores como respuesta"- siguen conservar a una frescura sorprendente.

 Lo que no suele resultar muy conocido es que Tagore fue un reputado pintor que llegó a exponer con éxito en Londres y que daba un tratamiento singular al color, en parte influenciado por la deficiencia visual que padecía protanopia que impide la correcta percepción del rojo y el verde. De su pluma salió este pensamiento: la realidad es ficción.

 Jesús Lozano Saorin, autodidacta total que hace bueno el concepto de que el artista nace y no lo hacen I bebido instintivamente de las fuentes del fotorrealismo. A él no le ha sido necesario saber que ya septagenar como John Salt pintaron chatarra de automóviles en la línea hiperrealista de los americanos Richard Estés o Audr Flack pero sin el amor por el paisaje urbano de aquél o el colorido excesivo de éste. Más cerca se encuentra de I interiores desarraigados o ruinosos de Antonio López como ese 'Lavabo del servicio' seleccionado y expuesto en madrileño Museo de la Casa de la Moneda.

 Pero lo verdaderamente singular de Saorin es el hecho de que todos esos cuadros que tienen la depura precisión del orfebre y el detalle del miniaturista, que tardan hasta ocho meses en ser concluidos, a nueve hoi diarias de entrega paciente en su pulcro estudio, son acuarelas donde resulta imposible la corrección. Cuando maestros antes citados han apostado por esta técnica, forzosamente se han tenido que decantar por la habiti plasmación suelta que mancha el papel.

 Fui testigo de cómo el insigne Cristóbal Toral al que se lo presenté cuando expuso en la Lonja del Pesce de Alicante, se quedó admirado por las obras de Saorín como después lo han hecho otros grandes, caso de Edua1 Naranjo o el propio Antonio López. Sin la proyección de estos, ha conseguido casi en silencio, carente de mece que lo aúpen, irse colando en varias importantes muestras nacionales del realismo así como en exposiciones Europa, América y África. Al no ser precisas en estas . ~eas las notas curriculares, sólo baste decir que en 2( consiguió el Premio Extraordinario Reirá Sofía de LXXIII Salón de Otoño de Madrid.

Enlazo para finalizar con el Tagore del comienzo ya que a pintura de Saorin refleja la interpretación de realidad ficticia; existe la ruina de una estancia cualquiera, la casa abandonada en el campo cuyas ventanas sirve« válvula de escape a la naturaleza pero con iras tonalidades desvaídas que dejan traslucir la tristeza de lo inservi y la melancolía del recuerdo de cuando aquel «pació u objeto fueron útiles, dando trascendencia plástica materialmente intrascendente, consecuencia de ira impronta metafísica donde la realidad acaba siendo irrea.

Jesús Santo Matas