ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 2 de septiembre de 2012

El horrible infanticida Bretón. Errores de la Policia Científica del Juez y del Fiscal.

El cínico José Bretón se ha reído de la Policia Científica y del Juez Instructor y el Fiscal.

Fue en la finca de Las Quemadillas, el escenario donde Bretón, como le llaman los conocidos, parece desatar los efectos de sus desengaños. En esa propiedad de naranjos prendió una hoguera el sábado 8 de octubre de 2011 donde, según todos los indicios, quiso eliminar todo vestigio de sus hijos Ruth y José, de 6 y 2 años, a quienes cuidaba todos los días. Quiso hacerlos desaparecer para siempre, que la mujer que le había abandonado estuviera destinada a preguntarle durante toda su vida dónde estaban. Aunque estuvo cerca de conseguirlo, fracasó también: sus huesos destrozados quedaron depositados en una dependencia policial, confundidos durante 10 meses como restos de animales.

La policía decidió recurrir a él —“uno de los mejores expertos del mundo en antropología dental”, dijo el ministro del Interior, Jorge Fernández— cuando recibió el informe del forense Francisco Etxeberria, realizado a petición de la madre de los pequeños Ruth y José, que contradecía la tesis de la técnico de la policía científica de que los restos hallados en la finca de Las Quemadillas eran de animales. Y José María Bermúdez de Castro, uno de los tres directores de las excavaciones en los yacimientos de Atapuerca, confirmó —“con una rapidez inusitada”, dijo el ministro—, que entre esos huesos había “restos inequívocamente humanos”.

Bermúdez de Castro examinó los restos el pasado 22 de agosto en las dependencias del Grupo Primero de Homicidios de la Brigada de Delitos Contra las Personas de la Unidad Central de Delincuencia Especializada. Estas son las conclusiones de su informe.

Errores policiales y judiciales:
Primero.- A Bretón ni se le rechistó en los primeros momentos, lo primero era darle dos hostias, y despues preguntarle hasta que cantara. Pero claro como estamos en un estado democrático donde los asesinos tienes más derechos que las víctimas (porque éstas no pueden defense), ni se les puede tocar un pelo. Así están sueltos.

Segundo.- En la primera inspección ocular, Bretón me tiene que explicarme a qué se debe esa hoguera. Cuando se encuentran lo primeros huesos, me tiene que decir qué animal o animales se han quemado allí, cuándo los quemó, donde lo compró, por qué los quemó. Etc. Hasta que el Bretón se me aburrura de responder, sin tabaco y sin bocata.

Tercero.- Preguntar a los vecinos, para que me digan cuando vieron la hoguea y si olía a carne quemada. Es que, por lo que vemos, ni les preguntaron.

Cuarto.- Ante una simple duda, en cualquier caso, el informe no se puede quedar en la opinión de un "técnico experto" policial que no es antrópólogo ni biólogo. Y aquí le hecho la culpa al Juez Instructor, pues debió no contentarse con la opinión del técnico policial y ordenar enviarlos a algún centro de exámen forense como ahora el de Santiago de Compostela. El Juez y Fiscal debieron tenr una reunión sobre el tema.

Quinto.- Tiene que ser la mandre desespera quien a través de un forense particular Francisco Etxeberria descubra lo que la policía no supo encontra. Claro que estamos con los recortes y esto a la larga se paga. No es la primera vez que las familias tienen que acudir a un forense particular.

Sexto.- El técnico policial debe ser expedientado. Y el Jeje inmediato también, porque según podemos ver en la televisión hasta el más tonto ve que los dientos son humanos.


La primera inspección ocular de toda escena del crimen es crucial, debe ser muy cuida con el Juez presente, pueto una irregular inspección da al traste con la investigación y llevará a muchos errores posteriores. La primera inpección ocular es como tener la mano en el corazón del muerto para que nos hable.
¿Y el Fiscal? dónde están los fiscales en España. Simplemente no quedan, y los que quedan están ahogados bajo la mierda de unas montañas de copias de atestados. No se podrán dar dos hostias a nadie pero hay que estrecharlo a preguntas, grabarle las primeras manifestación en video, volver a interrogarlos y cotejarlas, interrogar a los vecinos a un kilómetro a la redonda, familiares, amigos... Acordonarlo todo, marcarlo, fotografiarlo. Prueba de ADN, escuchas, es decir, hay que gastar tiempo y dinero, lo que la Policía ni la Guardia Civil tienen ahora. Ni gasolina para traslarse a los lugares de vigilancia desde los tiempos de Rubalcaba.

El actual ministro del Interior Fernández Diaz sale en la TV defiendo a sus subornidas con que nos se puede deternimar el ADN de una huesos calcinados a 600 ó 800 grados de temperatura, eso habrá que verlo y comprobarlo después de hacer la prueba del ADN.